Huelva

Científicos de Lituania dan con una solución para acabar con fosfoyesos como los de Huelva

El de los fosfoyesos es uno de los debates que más controversia genera en la ciudad de Huelva, y que ha cobrado una especial relevancia en la última década. En la actualidad, nadie, ni siquiera las administraciones públicas, la propia Fertiberia, los responsables políticos ni la llamada Mesa de los Fosfoyesos, saben qué deparará a las 1.200 hectáreas de este residuo altamente tóxico y contaminante, y parecen ser poco conscientes de la lamentable imagen que tiene la capital onubense a vista de pájaro. A todos estos actores podría interesarles una investigación llevada a cabo por científicos de Lituania, que han descubierto una novedosa técnica que podría revolucionar la industria de la construcción, y que utiliza como ingrediente principal el fosfoyeso.

Imagen: WWF España

La investigación, llevada a cabo por un grupo de científicos de la Universidad de Tecnología de Kaunas de Lituania (KTU, siglas de Kaunas University of Technology), ha desembocado en la creación de una piedra de yeso, que duplica la fuerza y resistencia del producto normal. Esta resistente piedra de yeso, que podría revolucionar el sector de la construcción, es fruto de la fusión de residuos industriales, a saber, el fosfoyeso y la zeolita.

Como han informado recientemente desde la KTU para dar a conocer este estudio, en todo el mundo se generan alrededor de 5 toneladas de fosfoyeso por tonelada de ácido fosfórico producido, mientras que la generación mundial de fosfoyeso se encuentra entre 100 y 280 toneladas por año. Una ingente cantidad de residuo que, por supuesto, carece de soluciones medioambientales efectivas.

El grupo de científicos de la universidad lituana explica que el 15% de la producción mundial de fosfoyeso se recicla como material de construcción o como fertilizante agrícola –entre otros usos industriales–, mientras que el resto se almacena cerca de fábricas, que “no sólo ocupan grandes superficies sino que también generan una grave contaminación ambiental”. En el caso de Huelva, idéntico al expuesto por los investigadores –aunque ya sin actividad industrial–, la propia Fertiberia ha reconocido la toxicidad y los posibles efectos cancerígenos de los residuos apilados en las balsas de fosfoyesos.

Todo ello en un contexto de enorme desacuerdo por el polémico proyecto de clausura de las balsas presentado por Fertiberia, rechazado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

 

Demanda empresarial

Como se hacen eco en la web oficial de la Universidad lituana, Aras Kantautas, miembro de la Facultad de Ingeniería Civil de la KTU y coautor de la investigación, el grupo ha recibido “consultas del sector industrial, de empresas interesadas en administrar sus productos de desecho”. Ése fue el leit motiv del estudio, el uso de residuos industriales para generar nuevos productos. Y los residuos que han protagonizado esta ‘mágica mezcla’ son el fosfoyeso y la zeolita “Después de combinar la zeolita, que proviene de una empresa de refinación de petróleo, y el fosfoyeso de la industria de fertilizantes, agregamos un activador que modificó la microestructura y aumentó significativamente la resistencia del producto final: la piedra de yeso”.

Imágenes: KTU

Desde el mismo departamento, la también coautora Danutė Vaičiukynienė, ha destacado que con el proceso se multiplica la resistencia-compresión del fosfoyeso de 11 a 22 megapascales, de manera que “nuestro material tiene propiedades mecánicas y constructivas mucho mejores”. Otra de las virtudes del proceso es su ‘limpieza’, ya que se basa en la filosofía del reciclaje, y además se obtiene un producto mejor: “Nuestra piedra de yeso es más fuerte que el estándar y su producción no sólo es más simple y eficiente, sino que también se suma al concepto de la industria de cero residuos”, afirma la Dra. Danutė Vaičiukynienė.

Desde la KTU han informado que el grupo de investigación ya ha solicitado una patente de su invención a la Oficina Estatal de Patentes de Lituania. Una vez superado el trámite, los científicos estudiarán la cooperación con las organizaciones empresariales –por qué no Fertiberia– para comercializar su invención.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies