Firmas

Conflictos

Conflictos como el que estamos sufriendo por estos pagos en las últimas semanas no sólo tienen mis sueños poblados de fantasmas catalinos, como supongo que le ocurre a gran parte de la ciudadanía, lo que provoca que las redes sociales estén ardiendo mañana, tarde, noche y madrugada, y que afloren de nuevo miedos y rencores que parecían estar ya bien sepultados para los restos bajo una pesada losa de granito en aquel valle que las Costus usaron como pretexto y título de su serie de pinturas más celebrada.

Pero la crispación va mucho más allá en estas situaciones, y no sólo porque muchos de los que manejan lenguajes más incendiarios y cañeros se amparen en el anonimato que les permite la red de redes, sino porque personajes que han expresado públicamente su pensamiento, por derecho y a cara descubierta, se ven arrastrados a una vorágine que parece interminable: el futbolista Gerard Piqué y la cineasta Isabel Coixet, uno por acción y la otra por omisión, ya tendrán el resto de sus vidas totalmente contaminadas por efecto de este desvarío colectivo que hoy parece imparable, y cuyos daños colaterales también nos terminarán afectando a todos, aunque hayamos decidido no entrar al trapo…

El caso de Coixet es especialmente paradójico porque ha circulado por las redes un supuesto escrito dirigido a sus amigos extranjeros, convenientemente armado y firmado, que finalmente ha resultado ser un bulo anónimo. Y aunque no haya circulado con tanta vehemencia y sinrazón como si su discurso hubiera sido el opuesto, lo peor ha venido cuando ella ha tenido que entrar al trapo y desmentirlo como propio, cuando el daño ya era irreparable, y no sólo porque quienes le dieron credibilidad y vuelo a sus supuestas palabras, muy probablemente no hayan hecho lo mismo con su posterior desmentido.

Puesto que aun desconociendo el futuro y sus afluentes más previsibles seguimos desafiando al porvenir sin tomar verdadera conciencia de los riesgos, quizás lo sensato sería mirar hacia atrás sin ira y volver a los clásicos para tomar nota de que la sinrazón no necesita caballo alguno para trotar ciegamente y al galope de camino hacia el abismo, porque bien sabemos ya que no hay mayor error que volver a tropezar con esa misma piedra que alimentan las palabras tendenciosas. Y para muestra, ahora que estoy doblando el mapa con el foco del conflicto para llegar a la feria de Gibraleón, valga este viejo y ejemplar botón…

https://m.facebook.com/story.php…

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies