Firmas

Diagnóstico equivocado

No cesan de llegar ,al conocimiento público, noticias sobre incidentes en el ámbito de la sanidad. En mayo una mujer de 34 años , embarazada de 6 meses, muere a las pocas de ser dada de alta en el hospital de Melilla. En septiembre se ha dado a conocer el caso insólito de la muerte de dos mellizas recién nacidas en el hospital de Algeciras. Recientemente, ha tenido lugar en el hospital privado de Lepe, el caso de una mujer que recibe un diagnostico equivocado de enfermedad grave. El desliz no llegó a más, porque no se aplicó el tratamiento que correspondía. Hizo muy bien la paciente de Lepe en recurrir a una segunda opinión médica que contradijo totalmente la inicial.

Y no creo que la solución esté en elegir entre hospital público y el privado, porque se supone que la competencia del personal sanitario es similar en ambos hospitales .Se debe asumir que en esos centros trabajan personas cualificadas pero sujetas a errores humanos; como en cualquier otra actividad.

Siempre se ha dicho que los albañiles y los médicos son las únicas profesiones que entierran sus errores. Es tristemente cierto, pero afortunadamente hay errores que no se pueden enterrar. Al contrario…. ven la luz y , aunque el daño se haya producido y no haya solución, siempre se podrá investigar las causas, para evitar repeticiones. Precisamente, porque las personas no tenemos repuestos como las máquinas, hay que poner los filtros y barreras que hagan falta, para que el error humano en un hospital sea más improbable que en otros ámbitos de la actividad cotidiana.

Los fallos en el entorno sanitario tienen difícil o ninguna aceptación si es que han ocurrido por dejadez, negligencia o rutina. Si son achacables a una confusión administrativa, todavía son más difíciles de comprender. Los medios informáticos que tenemos hoy día, permiten registrar y tratar numerosos datos de un paciente, tales como: nombre, fecha de nacimiento, DNI, edad, sexo, día de ingreso/alta, antecedentes de enfermedades etc. etc. ¡¡No puede haber dos personas con idénticos datos!!. Consecuentemente, no es comprensible ni admisible que un diagnostico de una importancia y trascendencia grave, se transmita al paciente sin asegurarse de la concordancia de los resultados con la identidad del paciente en cuestión.

Opino que en los ambulatorios y hospitales, debería exponerse -en las áreas de trabajo de la cadena sanitaria- un cartel con una frase cual epitafio en la tumba de un paciente, víctima de un error médico, que dijera:

Una inadecuada toma de muestra te lleva a un análisis erróneo. Un análisis erróneo desencadena un fallo en el diagnóstico. Un diagnóstico desacertado dirige a un mal tratamiento y un mal tratamiento puede conducirle hasta la sepultura.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies