Cultura

El carnaval de Rociana, el reflote de una tradición

El carnaval de Rociana del Condado llegó a ser una referencia en la comarca desde su despegue en paralelo a la novel democracia española. Sin embargo, ese fulgor quedó eclipsado a la entrada del nuevo siglo, con el que se inauguró una época en la que el desapego de los vecinos y el distanciamiento institucional respecto a esta celebración eran la tónica general. En el último lustro, el carnaval ha ido reduciendo esa desafección y seduciendo a los rocianeros, consiguiendo de nuevo, el esplendor perdido.

Con la llegada de la democracia llegaron las primeras voces críticas al compás de los matasuegras. El carnaval, prohibido y censurado durante la dictadura, tenía cabida en la nueva organización territorial de la nación y el miedo a la crítica en la población daba paso a entonaciones de llantos y alegrías del pueblo así como, de algún que otro `tironcillo de orejas´ al establishment del momento.

En Rociana fue un grupo de jóvenes quiénes, a principios de la década de los 80, decidieron consolidar una tradición que iba a ganar cada vez más peso. La Comisión del Carnaval que fundaron estos muchachos era un organismo horizontal sin jerarquías, compuesta por carnavaleros de espíritu y alma, cuyos esfuerzos y sacrificios eran destinados a la más noble de las causas: una noche de diversión y fantasías para todos los vecinos.

Tal fue el auge del carnaval rocianero que muchos de los pueblos de la comarca, a falta de alternativas atractivas en sus propias calles, acudían sin falta a las jornadas carnavalescas de la localidad condal. Don Carnal contaba con un concurso muy potente en donde agrupaciones locales y de los pueblos vecinos se disputaban un premio que no solo se traducía en una recompensa material muy jugosa, sino que implicaba un reconocimiento al ingenio y el sentido del humor de los creadores.

Hace dos décadas que la situación del carnaval se tornó muy distinta a la de aquellos años y la desafección de las instituciones y organizaciones calaron en el municipio. La población se distanció de algunos de sus rituales, como del Domingo Día de Piñatas, que acabó desapareciendo o del Entierro del Conejo, al que cada vez acudían menos personas hasta que desapareció por completo. Igual suerte corrió el concurso de Murgas.

Francisco Javier Aguilar, ex-miembro de la Comisión del Carnaval, sitúa el nuevo resurgir una década después: “El carnaval lleva recuperándose desde más o menos el año 2013, ya que antes estaba prácticamente muerto desde que se disolvió la comisión. Nosotros éramos quienes pasábamos las noches en la barra, montábamos las casetas, organizábamos el concurso y conseguíamos mucho dinero a través de las rifas para los premios”. Asimismo, el Domingo Día de Piñatas, celebración en la que los vecinos construían piñatas temáticas rellenas de chuches y peluches y disfrutaban rompiéndolas a ciegas, también desapareció por aquellos años.

El inicio de la recuperación

No será hasta el año 2016 cuando se empieza a notar con más fuerza la recuperación del carnaval. Es el actual equipo de Gobierno, el del socialista Diego Pichardo, quien recupera la tradición de las piñatas en su primer febrero de mandato.

Desde este año, el Domingo Día de Piñatas irá incorporando novedades en su celebración con el fin de “reenganchar” a los vecinos. Los premios pasaron de 150 euros a la calle que tuviera la mejor piñata a 300 euros en esta edición, así como un accesit de 50 euros únicamente por participar. Asimismo, y de forma paralela, los adscritos a esta celebración pasaron de tres calles a siete ú ocho.

Actualmente, debido al aumento en la implicación de los vecinos en la festividad, el Concejal de Festejos, Ruben Picón, afirma que “el carnaval se encuentra totalmente recuperado”, mientras que el alcalde reafirma su sentencia al asegurar sentirse “muy satisfecho con una recuperación tan importante para el municipio, para el que se ha realizado un gran esfuerzo económico, llegando a triplicar la partida presupuestaria de los premios, los cuales tienen una cuantía este año de más 1.500 euros”.

La foto de la izquierda muestra cómo era el carnaval de antes el día del Entierro del Conejo. La de la derecha muestra cómo se celebra el Carnaval actualmente.

 

La apuesta en firme desde el Ayuntamiento

Desde el consistorio afirman que la fórmula para mantener el carnaval pasa tanto por realizar una apuesta económica cada vez mayor, como por la introducción de novedades cada año.

En 2016 y 2017 se instauró un jurado independiente que provenía de Niebla, lo que consiguió que el veredicto fuera más imparcial y justo, sin que respondiera a la afinidad o parentesco de los locales. A partir de 2018 y hasta la actualidad, el concurso cuentan con un jurado independiente que proviene de La Palma del Condado.

Las novedades de este año han sido numerosas: el aumento del presupuesto para los premios, hasta dotarlos de una cuantía de más de 1.500 euros, lo que hace que hayan evolucionado en la última década de situarse en torno a unos 150 euros para la calle ganadora a los 300 euros actuales, 200 a la segunda calle premiada y 150 a la tercera mejor calle, además de un accésit de 50 euros para todas las calles adscritas que no hayan resultado ganadora y necesiten sufragar los gastos en materiales. Asimismo, se ha encargado el cartel a un artista local, Andrés García Fernández, en una apuesta por el talento joven de Rociana.

A pesar de que, en la actualidad, podría decirse que el carnaval rocianero está prácticamente recuperado, todavía quedan algunos asuntos pendientes, que desde el consistorio afirman que podrán resolver en las próximas ediciones, como la vuelta del concurso de Murgas o el Día de las Pintadas, en el que los vecinos se lanzaban a las calles a teñirse de azul añil las caras.

De momento, este año todos los vecinos de la localidad y del resto del Condado podrán disfrutar de estas festividades que ya tienen fecha: viernes 1 de marzo a las 16.00 horas con el pasacalles y domingo 3 de marzo con el ya citado, Domingo Día de Piñatas. Ya pueden los vecinos del municipio condal y alrededores sacar las pelucas del armario y desempolvar los matasuegras, que como viene siendo de nuevo habitual, este año Rociana, tiene mucho que celebrar. ¡A disfrutar!

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies