Huelva

ENTREVISTA| Rafael Romero (Gerente de AIQBE): “La reubicación es innecesaria e imposible de realizar”

El gerente de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas (AIBE) de Huelva, Rafael Romero asegura que la reubicación de las empresas ubicadas en la avenida Francisco Montenegro de la capital es algo “innecesaria e imposible de realizar”. Lo señala en una amplia entrevista concedida a Huelva Hoy, en la que considera que los onubenses cuentan con un “medio ambiente envidiable”, lo que pone de manifiesto que la actividad química es compatible con el más exigente de los sectores.
Romero, ingeniero químico e ingeniero técnico industrial, de este modo responde al cuestionario planteado.

¿Qué tal fue 2017 para la AIQBE?

Todavía no contamos con datos cerrados pero, siguiendo la evolución que mostraban los resultados de 2016 – como parece que así va a ser – , creo que podemos afirmar que el año 2017 también va a ser muy bueno para nuestro sector, ya que las empresas que forman parte de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE) han continuado implementando mejoras tecnológicas, algunas de forma pionera en todo el mundo, como es el caso de Fertiberia Palos o Atlantic Copper, que no solo contribuirán a mejorar el rendimiento de nuestras plantas, sino a conseguir un mayor desempeño medioambiental.

Algunos de los hitos del pasado ejercicio, por citar solo algunos más aparte de los citados en Atlantic Copper o Fertiberia, son la instalación del sistema de producción mediante membranas en la planta de ElectroQuímica Onubense, que garantiza el mantenimiento de la actividad con unas fuertes repercusiones ya que, como todos sabemos, se convierte en la única planta del sur peninsular que ha instalado esta tecnología lo que le convierte en un referente que puede atraer inversiones de empresas farmacéuticas y de derivados de sus productos, asimismo garantiza el mantenimiento de las salinas que son las que han posibilitado que las Marismas del Odiel sean un referente medioambiental a todos los niveles, especialmente el ornitológico, el cierre de estas salinas supondría la desaparición real de la dicha riqueza medioambiental; también tenemos los resultados históricos que presumiblemente alcanzará la planta onubense de Enagás y su posicionamiento estratégico en relación a los mercados americano, africano y mediterráneo; o la autorización que el Grupo Ence ha obtenido para construir una planta de generación de energía eléctrica mediante biomasa con una potencia de 40 megavatios.

Otros proyectos iniciados en 2017 verán su luz en 2018 y podremos verlos en posteriores reportajes. Para AIQBE también ha sido importante participar como apoyo a la Junta de Andalucía (Invest in Andalucía) en Expoquimia donde fuimos visitados por posibles inversores y donde se vendió la marca de Andalucía como destino industrial, especialmente Huelva y Algeciras. Finalmente no hay que olvidar que nos hemos consolidado ya como socios de la ECSPP lo cual nos da una dimensión mucho más internacional en la búsqueda de inversores.

¿Y cómo se prevé que sea 2018?

En cuanto a resultados económicos, es difícil hacer una previsión que se ajuste al máximo a lo que ocurra a final de 2018, ya que el nuestro es un sector muy globalizado y la facturación dependerá del precio de las materias primas y los productos finales. No obstante, con independencia de este factor coyuntural, este nuevo año debe suponer una nueva demostración de la consolidación y el crecimiento del sector de las industrias químicas, básicas y energéticas onubenses, puesto que todas las mejoras que se implementan contribuirán al desarrollo de un proceso productivo más eficiente.

En cualquier caso, las principales cifras que arrojan las empresas de AIQBE están relacionadas con la inversión y la creación de empleo de calidad, variables con las que están plenamente comprometidas, como se demuestra año tras año. La industria de Huelva tiene voluntad y vocación de permanencia y los números así lo indicarán con toda seguridad.

La industria onubense, como parte del tejido industrial andaluz, tiene grandes retos por delante. Entre ellos, conseguir un mayor peso en el PIB andaluz para lo cual será necesario la atracción de inversiones. Las grandes compañías y los principales inversores del mundo deben tener claro que la provincia de Huelva es el lugar más idóneo para destinar sus recursos, gracias a su ubicación geográfica, a la alta cualificación de sus profesionales y a la competitividad de su sector industrial. Para ello, debemos conseguir también unos menores costes energéticos.

Por otra parte, debemos trasladar a la sociedad la imagen de innovación y respeto al entorno que actualmente se corresponde con la realidad del sector industrial onubense, borrando ya esa imagen de una industria de hace 40 años. Tenemos que ser capaces de hacer ver a nuestros vecinos, que somos nosotros mismos, que nuestra intención no es perjudicarles ni perjudicarnos, sino conseguir el mayor bienestar posible a través de la creación de riqueza y empleo, o hay simbiosis y convivencia o no hay nada.

Mesa de la Ría insiste en pedir la reubicación de las industrias de la avenida Francisco Montenegro

Respetando, evidentemente, a los votantes de este partido, no compartimos en absoluto esa idea ya que creemos que es una medida innecesaria e imposible de realizar, no habría traslado sino desmantelamiento. Las industrias ubicadas en la Avenida Francisco Montenegro no solo forman parte del desarrollo económico de la ciudad y de parte de la provincia, sino que, además, lo hacen respetando al máximo el entorno y cumpliendo los requerimientos medioambientales por encima de lo establecido por una legislación cada vez más estricta.

Precisamente, la industria situada en este lugar, cercano al Paraje Natural Marismas del Odiel, supone la constatación de que es posible la convivencia entre industria y medioambiente. Creo que el debate maniqueo de industria sí o no, y de industria incompatible con el medioambiente y otros sectores es un debate con pocos beneficiarios y muchos perjudicados. Para cerrar el debate ambiental, además de los datos y números fríos que están ahí, habría que preguntarles a las aves limícolas que comen en su orilla (o a las aves de Marismas del Odiel pocos metros más allá) y a las espartinas que qué les parece el entorno.

Si leyeran cierta prensa y tuvieran internet quizás no vinieran, pero como no es así, vienen, les gusta, encuentra el ambiente acogedor y sano… y se quedan. Un medio ambiente envidiable como el que tenemos es el mejor termómetro de que nuestra actividad es compatible con el más exigente de los sectores.

¿Cuál es la aportación del Polo Químico en aspectos como el empleo actualmente?

Las compañías que forman parte de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE) tienen una característica común muy definitoria: son empresas que dinamizan la economía de la provincia a través de la generación de riqueza y de empleo de calidad.

Nuestras empresas están plenamente comprometidas con Huelva. Por eso, cada año la cifra de inversiones ocupa un lugar destacado en nuestros resultados. De hecho, en 2016 (a falta de cerrar los datos de 2017), esta inversión ascendió a casi 190 millones de euros, es decir, casi 40 millones de euros más que el año anterior. Estas cifras suponen una inversión cercana a los 700 millones de euros en los últimos cinco años. Esta inversión, destinada a la implementación de mejoras en el proceso productivo y en aspectos relacionados con la protección medioambiental, la seguridad laboral y la I+D+i, tiene un gran impacto en el tejido auxiliar.

Esto favorece que nuestra industria sea una gran generadora de empleo. En 2016, fueron cerca de 4.500 las personas empleadas de forma directa o en filiales, empresas auxiliares y subcontratas. De los 2.500 empleados directamente en nuestras plantillas, el 94% cuenta con un contrato indefinido y un salario superior al de otros sectores, eso lo saben todos en Huelva y provincia. Además, el empleo inducido fue cercano a las 8.000 personas, a los que si sumamos los de las industrias que no están en AIQBE podemos decir que más de 10.000 familias, siendo conservadores, dependen muy directamente de la actividad industrial onubense. Un dato, la memoria del Puerto de Huelva de 2016 indica que su impacto laboral es de cerca de 20.000 personas, 20.000 familias, y el 85% del Puerto depende de la actividad industrial… los números hablan por sí solos. La previsión es que 2017 se cierre con cifras muy similares e incluso mejores.

Muchos reconocen que la situación medioambiental de la capital en relación a las industrias del Polo dista bastante de la de antaño pero en Huelva la industria química sigue siendo sinónimo de contaminación para un gran sector de la población

Uno de los grandes retos que tenemos por delante es desterrar de la mente de los onubenses esa vieja y ya errónea concepción de la industria como un agente contaminador y perjudicial para el medio ambiente. Evidentemente, cualquier acción del ser humano tiene repercusión en el medio sobre el que actúa, pero eso no significa que las ideas que se transmiten desde algunos sectores de la población sean la realidad exacta de lo que ocurre en nuestra provincia.
La industria onubense se caracteriza por altos niveles de inversión en procesos de mejora continua que, de forma directa e indirecta, también tienen un impacto positivo en los parámetros medioambientales. Además, en los últimos once años, la inversión de nuestras empresas en materia medioambiental se sitúa por encima de los 460 millones de euros.

Las empresas de AIQBE no solo cumplen sobradamente con la legislación vigente, con límites cada vez más estrictos, sino que, además, presentan una importante autoexigencia en este campo, como demuestran las continuas mejoras en las tecnologías utilizadas y las diferentes certificaciones e iniciativas a las que están adheridas.
Somos un sector con un alto nivel de inversión en nuestras instalaciones, lo que significa que apostamos por el futuro de Huelva. En este contexto, no tendría sentido querer perjudicar a un entorno en el que no solo vivimos nosotros, sino también nuestros familiares y amigos. Todos los que formamos parte del sector industrial somos, además, parte de la sociedad onubense y es por ello que queremos alcanzar soluciones satisfactorias para todos e implementar medidas que redunden en el desarrollo socioeconómico de nuestro territorio.

Me duele visitar polígonos industriales en Centro Europa, donde la situación ambiental ha sido mucho peor que la onubense incluso porque la actividad era mucho mayor entre otras cosas, y se han producido los cambios a la vez que en Huelva, modificando la población la visión de forma paralela, como quién ve crecer a un hijo. Aquí sigue anclada la visión en los años 70/80, como quien no ve crecer a su hijo y siempre le llama “mi chico o mi niño” aunque tenga 60 años. Algo estamos haciendo mal, desde luego, porque ni somos chicos ni somos niños, somos una industria adulta y responsable y tenemos el reto de que la sociedad que no está relacionada directamente con la industria nos vea como realmente somos. Es un reto donde esperamos que la prensa seria colabore con nosotros porque es importante desterrar bulos y mentiras (fakes y posverdad que se dice ahora) para poder seguir avanzando en la mejora de la sociedad y el entorno.

Ya es público y de libre acceso el informe de Calidad del Aire en Andalucía en 2016 y podemos apreciar como en Huelva no existen problemas de contaminación, que sí existen en otros lugares. ¿Esto nos tiene que dejar satisfechos? Desde luego que no, el espíritu industrial es la mejora continua en aras de la competitividad, y aquí el medio ambiente cuenta, y no te quepa duda de que se seguirán aplicando las mejores tecnologías conforme aparezcan y se puedan implantar, lo exija la ley o no, lo exige el sentido común y el hecho de que nosotros también respiramos el mismo aire que el resto de los onubenses, vivimos aquí y es importante recordarlo.

¿Podrán bañarse de nuevo los onubenses en la Punta del Sebo?

Una de las grandezas de la provincia de Huelva es su diversidad. Una diversidad que permite combinar actividades tan dispares como la agricultura, la industria o el turismo. Entre todos tenemos que hacer de Huelva una provincia puntera con un peso relevante en el PIB andaluz. Para ello es necesario saber sacar partido a su riqueza natural y mineral, a su agricultura, a su industria y a su turismo. Creo que es la forma más sostenible de conseguir un mayor desarrollo para la provincia. Huelva cuenta con excelentes parajes naturales y con zonas de importante desarrollo industrial, que tenemos que saber combinar para mejorar tanto económica como socialmente. Huelva debe ser ejemplo, debería ser nuestra marca, de ejemplo de convivencia entre todos los sectores.

Tarragona vende su convivencia (y muy, muy cercana) entre un Polígono industrial mayor que el de Huelva con el mayor parque de atracciones del sur de Europa, nosotros podemos vender algo más valioso, convivencia entre más sectores y algunos tan únicos como su naturaleza y posibilidades turísticas. De ahí a decir, bulo a desterrar, que si las industrias se marchan nos bañaremos en la Ría… Un poco de historia no estaría mal, así es importante recordar que Huelva no tuvo playas de arenas hasta que el Puerto (Junta de Obras en aquella época) al crear Francisco Montenegro como zona de expansión industrial (nunca fue urbano y así consta en la documentación de la época) decide aportar arena limpia para que los vecinos de Huelva tuvieran zonas de baño de arena porque hasta la época las orillas eran de limo y fango (como en el Terrón o en El Rompido en marea baja) que obligaban a bañarse desde pantalanes como se siguió haciendo en El Balneario.

La industria no vierte a la Ría productos que imposibiliten el baño (solo vierte agua caliente que antes ha cogido fría de la misma Ría), la imposibilidad viene porque está restaurada como marismas (espartinas) y por el aporte del drenaje ácido minero (procedente de las minas abandonadas y de la misma masa mineral) que hace que el lodo de la Ría sea el que es, de momento no apto para el baño, pero no a causa de la industria, repito, no hay vertidos industriales que lo impidan, y así se demuestra en los controles que se hacen, aunque todavía hay muchas personas que quizás no sepan esto, 24 horas al día, todos los días del año.

Te hago una pregunta, ¿se baña mucha gente en el Odiel entre Gibraleón y Huelva? Es una zona natural impresionante, a mí personalmente la que más me impresiona, y sin industria cercana a quién culpar de la no existencia de zonas de baño. Bueno ahí tienes la respuesta, decir que si se van las fábricas volveremos a bañarnos en la Ría es faltar a la verdad y llevar a la población a frustraciones innecesarias, y los que lo dicen se tendrán que hacer responsables algún día ante los onubenses por haberles faltado a la verdad de una forma tan clara, rotunda y evidente.

¿Será una realidad algún día la desaparición de las balsas de fosfoyesos?

En AIQBE tenemos la certeza de que Fertiberia llevará a cabo todas las medidas necesarias para desarrollar el mejor proyecto de restauración de esa zona. Para ello, ha contratado a las empresas con mayor experiencia en todo el mundo y en España, que aplican las tecnologías más avanzadas para el tratamiento de este tipo de depósitos. Se trata de un proceso largo y complejo porque recordemos que está en Sede Judicial que es quién determina en cada momento las acciones a tomar y ahora mismo se están tramitando y revisando las cerca de 1500 alegaciones presentadas por todo el que ha querido alegar, pero no nos cabe duda de que la compañía cumplirá – como siempre ha hecho – con la legalidad realizando el mejor proyecto posible.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies