Gibraleón

Gibraleón siguió los pasos del Nazareno y de Dolores

Gibraleón se hizo anoche nazareno y se echó a la calle, un año más, para contemplar a Padre Jesús y también a la Virgen de los Dolores. Ambos protagonizaron una brillante estación de penitencia que se inició a las 20.30 horas en la parroquia de San Juan Bautista y que llenó de túnicas moradas todo el recorrido.

Los olontenses pusieron de manifiesto, de nuevo, que profesan una notable devoción al que lleva la cruz a cuestas y también a la que sigue sus pasos con el rostro desconsolado.

Uno de los momentos más intensos se produjo cuando, a las puertas de la iglesia del Carmen, el Nazareno y Dolores saludaron a quienes ya están prestos y dispuestos para su estación de penitencia del Jueves Santo: el Cristo de la Sangre y la Virgen de la Soledad.

Entre aplausos del gentío, los titulares del Miércoles Santo desfilaron por el alto del Carmen en una fría noche que era muy esperada por los olontenses.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies