Firmas

La huella del peregrino

Un año esperando el gran día, trajes relucientes en cuerpos ansiosos, carrozas, caballos, mulos, bueyes y tractores reunidos delante de la Casa Hermandad, la bendición a todos ellos y da comienzo la peregrinación hacia la Aldea del Rocío, donde espera la Bella Señora de las Marismas.

El camino comienza lleno de ilusión, la pasión y el fervor se abrazan dando el primer paso y así durante días, dependiendo el lugar de salida, se repite este acto en decenas de lugares no solo de Andalucía sino de todo el Estado y algunos de allende de nuestras fronteras.

El pregrino va dejando su huella en el camino, pero algunos más que otros.
Y estos, los guarros que se mezclan entre el fervor y la pasión, son los que desacreditan a una mayoría, pero sus huellas se ven a kilómetros.

Esta gentuza, por llamarlos con respeto, van dejando en “su camino” todo tipo de restos, da igual el sitio para tirar un botellín, una lata, un envoltorio o cualquier otro objeto.

El camino se llena de residuos, el respeto por la Naturaleza brilla por su ausencia, pero lo más lamentable, el respeto por el resto de peregrinos desaparece.

Botellines y plásticos que yacen sobre la hojarasca seca, esperan un rayo de sol que los ilumine con intensidad, la tierra se calienta, y la hojarasca comienza a arder.

Guarros, dejen de hacer el camino, porque si vuestra fe es dejar esta huella, no hagáis la peregrinación, habéis deshonrado a Nuestra Señora, ponéis en peligro sus Marismas, sus campos, sus Animales.

Por Nuestra Señora, por la Blanca Paloma, por nuestra Virgen del Rocío, peregrino, no dejes esta huella en el camino.

Antonio V. Moreno Abolafio – Presidente de CACMA

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies