Firmas

La población reclusa de Huelva no tiene garantizada su asistencia sanitaria

Pasan los meses y la administración penitenciaria no termina de solucionar el grave problema de déficit de personal sanitario que hay en el centro penitenciario de Huelva. Actualmente la plantilla de médicos en el centro se ha reducido a tres para atender a una población reclusa de 1.200 reclusos.

La situación es tan caótica que se han tenido que suspender la realización de consultas médicas a la población reclusa ante la falta de personal. Solamente se atienden urgencias. Y, por tanto, la administración penitenciaria no garantiza la atención sanitaria y especializada que necesita una población reclusa donde un número importante padece enfermedades crónicas o psiquiátricas que necesitan un seguimiento sanitario continuo.

Actualmente también por la falta de personal sanitario, se ha agudizado el problema del reparto de medicación psicotrópica entre la población reclusa. Llegándose a suministrar medicación para cinco días, acumulándose en algunos casos entre 30 o 40 pastillas de medicación psicotrópica. Reclusos que tienen en su mayoría graves problemas de adicción y están incluidos en programas de deshabituación, poniendo en peligro la salud del recluso y comprometiendo la seguridad de trabajadores y resto de población reclusa.

El caos que actualmente se vive en el módulo de enfermería ( por donde pasan más de 200 internos todos los días poniendo en grave peligro la seguridad del centro), la presión psicológica con la que estamos trabajando a diario y la carga de

trabajo por la falta de personal (incrementado exponencialmente en el caso de personal sanitario) hace que como no se tomen medidas de una manera urgente, habrá perjuicios muy graves para la salud de la población reclusa y la integridad de los trabajadores.

Otra muestra más de la decadencia de nuestra institución y del centro penitenciario de Huelva , es la gestión que se ha realizado por instituciones penitenciarias la agresión a un trabajador el pasado 21 de diciembre.

El interno que a su ingreso en prisión, propinó un puñetazo a un trabajador no ha sido trasladado a un módulo de régimen cerrado o trasladado de centro penitenciario porque instituciones penitenciarias entiende que no entraña peligro para los trabajadores de la prisión de Huelva.

Una de las razones, son las dudas que tiene instituciones penitenciarias sobre el estado mental de dicho recluso. Estas dudas, dicho sea de paso, no las ha tenido ni Fiscalía ni Juez a la hora de dictaminar su ingreso en prisión preventiva por un delito contra la indemnidad sexual.

Es decir, en la opinión de ACAIP, Instituciones Penitenciarias esta asumiendo competencias de otros como suyas, pero además sin tener en la plantilla del centro penitenciario de Huelva un especialista en Psiquiatría que efectivamente dictaminara dichos problemas mentales.

Y no solo eso, aunque el dictamen del especialista señalara que dicho interno tiene grave problemas mentales, seguiría muy probablemente su estancia en la prisión de Huelva como tantos otros internos con diagnósticos parecidos (cerca del 30 por ciento de la población reclusa en España tiene algún problema de salud mental).

Por tanto, el peligro para resto de población reclusa y trabajadores del centro penitenciario de Huelva no se eliminaría, es por lo que no entendemos ni su traslado a módulo de aislamiento o, en su caso, el traslado a un centro psiquiátrico adecuado a las características del interno.

Acaip Huelva.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies