Moguer

Muere un joven de 30 años en una chabola “de plástico y cartón” de un asentamiento

El joven senegalés Adama Ndiaye, de 30 años de edad, falleció el pasado día 21 de febrero de 2017 en un asentamiento chabolista de Huelva, a causa de un problema respiratorio. Un hecho que lamentan desde Cáritas Huelva, que ha querido destacar que Adama “era una de las personas que malviven en uno de los asentamientos chabolistas situados en las periferias de los municipios agrícolas de la provincia de Huelva vinculados a la campaña de la fresa”.

En el caso de este joven senegalés, el asentamiento fue su techo durante más de 5 años y a pesar del esfuerzo de las entidades sociales para que dejara su chabola, él nunca quiso abandonarla.

Adama era usuario habitual del centro de duchas San José que Cáritas Parroquial de Moguer mantiene abierto desde el año 2013 con la colaboración del Ayuntamiento de esta localidad.

La historia de Adama es sólo una más entre las más de 2.000 personas que durante esta campaña pernoctarán en los asentamientos de la provincia y, a pesar de que su muerte no ha sido accidental, desde Cáritas Huelva han señalado que “no podemos dejar de denunciar la inhumanidad de dejarse la vida en una chabola de plástico y cartón”.

Cáritas Diocesana de Huelva sigue alertando del carácter permanente de los asentamientos en la provincia y de las pésimas condiciones de vida que sufren las personas que allí viven. Ante esta situación, la entidad vuelve a pedir que cada una de las administraciones “afronte su parte de responsabilidad en esta realidad así como una mayor implicación de las administraciones competentes para buscar una solución real a este problema”, la creación de una mesa intersectorial en la que la administración, los sindicatos, la patronal, las organizaciones sociales y los propios afectados busquen y aporten todo lo posible en la solución de este problema humanitario.

Asimismo, piden la puesta en marcha de una red de recursos en todas las zonas agrícolas que permitan a los trabajadores temporeros “no verse obligados a vivir en asentamientos que no disponen de ningún tipo de servicios” y que estos servicios se vean ampliados con aquellos otros que complementen las necesidades de atención social, de salud, educación de las personas que se desplazan a la provincia a trabajar (desde duchas hasta ampliación en la dotación sanitaria).

También señalan la necesidad de la puesta en marcha programas de ayuda y mediación al alquiler de viviendas que ofrezcan una alternativa a las chabolas y, ante todo, “y como sociedad, no nos debemos acostumbrar a que hechos tan lamentables y que inciden directamente en la vulneración de derechos humanos queden en el olvido en unas ocasiones o en la ‘trivialización’ de la pobreza en otros”.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies