Firmas

Recobrar la vida en el Hospital Juan Ramón Jiménez

La medicina recupera, sostiene artificialmente un equilibrio como un comodín de forma puntual e intensiva.

No era buena la información, sino malísima, la que yo tenía de la sanidad andaluza pero el Hospital Juan Ramón Jiménez me ha dado confianza y seguridad.

Desde el ambulatorio de Punta Umbría, que supo actuar con premura y rapidez trasladando a mi madre en ambulancia hasta Huelva, donde enseguida dispusimos de habitación y cuidados.

Hubo roces, por supuesto, pero obviados por ser malentendidos.

El Hospital Juan Ramón Jiménez ha sido mi Rocío, mi santuario y el milagro de mi Blanca Paloma. Sin escatimar en pruebas, ecografías, placas de tórax, analíticas, oxigenoterapia, tratamiento médico.

Mejor que en un hospital privado. Y algo trascendente a reseñar es el respeto cuando no aceptas una medicación que en el pasado ha tenido efectos secundarios.

En Galicia y Madrid,con el consiguiente peligro, te instan a probarlo de nuevo y comprobarlo y sino alta voluntaria.

El aspecto humano y respetuoso del hospital onubense no lo he visto en otro lado. Recuerdo en Sanchinarro en Madrid que un hombre se tomaba para dormir una pastilla de cero veinticinco miligramos para dormir y un urólogo se lo quitó y le da haloperidol. Algo incomprensible y propio de una conducta sádica porque el enfermo apareció en el pasillo arrancando las vías y la sonda y sangrando en abundancia.

El sufrimiento al enfermo, ese sufrimiento añadido al que ya tiene es evitable. Debe existir feeling y comprensión entre paciente y médico. Dos figuras muy importantes en la planta 2 y en habitación 2111 han sido Elías, un sanitario que aúna todo aquello que cura a un enfermo como es profesionalidad y humanidad. Tambien el doctor Tomás Eugenio Martínez García, con un tratamiento adecuado y asegurándose darnos el alta con suma responsabilidad cuando era factible primero retirando el oxigeno y comprobando no había fatiga.

A pesar de haber pasado parte de las vacaciones en hospital, gracias a estos profesionales pudimos disfrutar de tres días en Sancti Petri con aire cálido, curativo, piscina y comidas sanas. Veladas nocturnas en las que el estado de la paciente fue mejor que cuando se inició el viaje.

No he dormido un solo día pero he sido feliz, estaba en Huelva y en un lugar de luz, relajante y no deprimente. Algo imprescindible que los psicólogos conocemos perfectamente y es un ambiente positivo tan necesario en una curación.

La cafetería con el cocinero Emilio, el camarero David y parecía estar en mi cocina y en mi comedor. Gente sencilla pero gente 10.

En nuestra habitación Rocío,con un problema de cadera y su hijo Pepe,carnicero en la plaza de Huelva, un gigante de corazón enorme. Nacha, auxiliar,ternura y esmero. Manoli,enfermera, que me curó mi pie herido y me colocó un apósito acolchado para caminar. Carlos, enfermero, también me colocó un apósito y es un buen chico, pero cumple demasiado estrictamente las normas. Le pedí un paracetamol porque no resistía dolor cabeza y cervicales y me dijo que no podía, que fuese a urgencias.

Yo le comenté que como psicólogo y por humanidad soy muchas veces flexible con algunas normas. Por supuesto no se puede dar medicación, pero un simple analgésico es distinto. Y como colofón, el día del alta, un celador que cada palabra parece un cante, Paco. Efectividad y rapidez al máximo.

También una celadora lleva a mi madre en silla de ruedas hasta nuestro coche a la entrada. Gracias, gracias por devolver vida y energía en la enfermedad, por tratamientos eficaces y por poder ver playa y luz gaditanas. Nombre de poeta, Juan Ramón Jiménez, y habéis sido la poesía en ese instante necesario.

Ha sido mi casa una semana y he conocido familia en cada enfermo y acompañante. Experiencia vital, positiva, humana como cada uno de mis artículos. Gracias Huelva. Gracias Hospital Juan Ramón Jiménez.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies