Recreativo de Huelva

Una laguna llamada defensa en un Decano dual

Es el denominador común de este Recreativo de Huelva. Tanto en la pretemporada como en el inicio liguero, las lagunas atrás, las dudas en defensa y, en resumen, la debilidad en la retaguardia es la nota negativa del Decano de Alberto Monteagudo.

PRETEMPORADA

Ya en la pretemporada, el Recre evidenció que el nuevo estilo que pretende llevar a cabo le expone más y que si no se tiene un estado físico óptimo, producto del desgaste que conlleva la filosofía de Monteagudo, conllevaría que el Recre, aunque marcara más, encajaría mas goles.

De los ocho partidos en pretemporada, solo dejó la meta a cero en dos (0-4 y 0-3 ante Riotinto y Xerez CD). Ante el resto de rivales, Nauzet o Alex Lázaro han encajado gol (1-3 ante Aroche; 1-2 frente a Cartaya; 2-3 contra el San Roque de Lepe; 2-1 ante el Badajoz, 3-3 frente al Betis Deportivo y 0-1 contra Osasuna en el Trofeo Colombino, con la liga comenzada). 19 goles a favor y 10 goles en contra evidenciaba que este Recre, sin contar con la entidad de los rivales salvo el Badajoz, sería muy alegre a nivel ofensivo, eléctrico y con pólvora pero que tenía mucho margen de mejora atrás.

TEMPORADA

Sin embargo, la capacidad defensiva del Recreativo sigue igual. En los tres primeros partidos de liga, los albiazules no han conseguido dejar su meta a cero. A la derrota inicial en San Fernando (2-1), llegó el triunfo ante el Talavera, con remontada incluida (3-1), para culminar con el tropiezo del pasado fin de semana ante el Villarrobledo (2-1).

Frente al San Fernando, el segundo gol de los gaditanos vino de un fallo colectivo de la defensa. La zaga albiazul, que se quedó esperando a que hubiera un fuera de juego, vio como Hugo Rodríguez recogía un balón que era perdido y se fue de Nano por banda izquierda para colocar un centro a Francis Ferrón, que se adelantó a la marca de Borja Garcia para poner el 2-1 definitivo.

Contra el Talavera, el Recre empezó perdiendo, aunque logró remontar, por un fallo en el repliegue. Carlos Expósito en banda izquierda, pilló las espaldas de Nano y con el interior de la pierna derecha colocó un centro medido al corazón del área para Samu Corral que, sin ninguna vigilancia y solo ante Nauzet, hiciera el 0-1 en el marcador.

Finalmente, ante el Villarrobledo, las vergüenzas defensivas salieron aún mas a la luz tanto a balón parado como con el cuero jugado. No obstante, los manchegos, que estaban haciendo muchísimo daño en faltas y saques de esquina, se adelantó con un córner preciso que se encontró a un Montero solitario que batió con precisión a Nauzet. Después, con el empate en el marcador y el Recre volcado en consumar la remontada, un pase raso de Pablo García desde la banda derecha conectó con Pekes que, con habilidad e inteligencia, superó la marca de Morcillo para poner por delante, de nuevo, a los locales (2-1).

Así, el Recre, que es 12º en la tabla, ha marcado cinco goles y encajado otros cinco, siendo el conjunto más goleador del grupo IV empatado con el líder San Fernando, Marbella y Talavera. En la otra cara de la moneda, solo el propio Talavera supera al Recre como conjunto mas goleado (6), estando los albiazules en un grupo con Cádiz B, Villarrobledo, Mérida y Recreativo Granada con 5 goles encajados.

Una dualidad, de equipo fuerte ofensivamente y debía defensivamente, que se refleja en que, en la ultima etapa del Recre en Segunda B, desde la temporada 15/16, ha sido el inicio liguero en el que ha hecho y recibido más goles.

TEMPORADAS ANTERIORES

En el fútbol y en la vida, las comparaciones son odiosas. Más cuando el Decano ha variado en filosofías futbolísticas en estos cursos.

En la temporada 15/16, con Jose Domínguez en las primeras jornadas -a partir de la octava fue sustituido por Alejandro Ceballos-, el Recre se colocó 10º con cuatro puntos gracias a un empate ante Cádiz (0-0), un triunfo frente a la Balona (2-3) y una derrota contra el Sevilla Atlético (0-2). Tres goles a favor y cuatro en contra que condenó a los albiazules, desde el principio, a la zona media-baja de la tabla, consiguiendo la permanencia en la última jornada ante el Linares.

En el siguiente ejercicio, fue peor aún el comienzo. El Recre empezó con una derrota contundente ante el Marbella (3-1), continuada por sendos empates a cero ante Real Jaén y Atlético Sanluqueño, materializando un gol a favor y recibiendo tres en contra. Un curso complicado que se cerró de forma satisfactoria con la consecución de la salvación en la penúltima jornada con un triunfo ante el San Fernando (1-0).

La temporada 17/18 se afrontaba con otras opciones, con otra actitud. Sufrir menos e intentar luchar por algo más conformaron un equipo más ambicioso para luchar por cotas más altas. Sin embargo, desde el principio, en una temporada con tres entrenadores -Javier Casquero, Angel López y Cesar Negredo-, el curso empezó con el pie izquierdo. Al igual que la temporada anterior, la fragilidad atrás condeno al Recre que perdió en la primera jornada ante el Cartagena (3-2) y empató a uno frente al Murcia y Badajoz, haciendo cuatro goles a favor y cinco en contra. Una permanencia que se cerró, otra vez, en la penúltima jornada con un empate ante Las Palmas Atlético (1-1) en una temporada convulsa y mala a nivel deportivo.

En la última temporada, con Jose María Salmerón, el sello defensivo en el juego albiazul era evidente. La solidez atrás para crecer era el mantra del técnico almeriense. Algo que dio éxito en la temporada regular y que se vio rentable desde el principio. No obstante, en la tercera jornada de la 18/19, el Recre será segundo en la tabla con 7 puntos, empatado con el Melilla, y era el único equipo que no había encajado gol hasta ese entonces. Dos goles a favor y cero en contras que se tradujeron en dos victorias ante Don Benito y Badajoz y un empate frente al Cartagena.

MARGEN DE MEJORA

Pero las prisas son malas consejeras. El Recreativo de Alberto Monteagudo está aún verde, en proceso de maduración. 15 jugadores, permaneciendo solo cinco de la pasada temporada (Alex Lázaro, Ivan González, Carlos Martínez, Víctor Barroso y Alberto Quiles), conforman un escenario donde el trabajo diario y la paciencia serán fundamentales para construir un Recre que gire en torno a la idea de fútbol atractivo y ofensivo pero solidario y fuerte atrás que quiere implantar Monteagudo.

Un estilo en el que se mira más al ataque que a la defensa y que implica un gran desgaste que requiere que los jugadores alcancen su pico físico. La profundidad de los laterales y la adelantada linea de zagueros requiere que los jugadores de la retaguardia adquieran su mejor estado, algo que jugadores como Morcillo, Borja García, Nano u Oscar Ramírez, en diferente grado, no han alcanzado aún. Un lunar a arreglar dicho por el propio Monteagudo tras el encuentro ante el Villarrobledo.

Cuestiones como los repliegues, la concentración, intensidad, disciplina táctica, las coberturas, el orden en la retaguardia o el balón parado -tanto en defensa como en ataque, también- son aspectos a mejorar. El tiempo juega a favor de Monteagudo, solo han pasado 3 jornadas de 38 y, conforme mejora el Recreativo atrás, esa fortaleza defensiva conjugada con el potencial del Recreativo arriba hará que escale posiciones y que la tabla refleje el verdadero potencial del Decano de Alberto Monteagudo.

image_pdfPDFimage_printIMPRIMIR
To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies