Firmas

Yo tengo bus gratis y tú no

Esta frase suena bien o mal, dependiendo claramente de quien la lea.

Me voy a explicar, porque el asunto tuvo algo de miga, no mucha, pero al final no prosperó, y ahí murió el intento.

En el pleno del ayuntamiento de Punta Umbría, se presentó una moción, que en principio suena muy bien y es una magnífica idea, pero si se analiza en profundidad, esa propuesta, con toda la buena intención del mundo para sacar tajada política, no es justa ni es transparente en su totalidad, por los motivos que posteriormente voy a detallar, atreviéndome a catalogarla algo así como “golosina envenenada y discriminatoria”, y paso ya directamente a esgrimir los razonamientos que me motivan a escribir este relato:

La propuesta se titulaba algo así como… Pago del gasto de transporte de autobús a los universitarios de dicho pueblo, que estudien en la UHU (Universidad de Huelva).

Esto cojea por diestra, siniestra, por aquí y por allá…..

1.- Solamente se contempla el desplazamiento en autobús. Sucede que algunos padres y madres de alumnos universitarios e incluso los universitarios al ser mayores de edad, conducen en vehículo particular hasta la UHU, en cuyo caso estarían excluidos de dicha ayuda, porque lo normal es ser propietario de un coche, no de un bus, en una familia.

2.- Únicamente se propone la UHU como zona de estudio para tener derecho a esa ayuda. También hay alumnos en universidades de otras provincias, por razones diversas, como la inexistencia de dicha carrera universitaria en Huelva, la no asignación de plaza en dicha universidad, etc. los cuales también quedarían marginados de esta ayuda, aunque siendo universitarios no estén en la UHU.

3.- También especifica el término “universitarios”. Se supone que si la finalidad de esas ayudas es ayudar al estudio, también hay otro tipo de ramas, niveles, etc. para estudiar, que no son de carácter universitario, como formación profesional, ocupacional, academias de formación, etc.

Se sobreentiende que la ayuda sería al tipo de estudios que no existan en dicha localidad, ya que la escolarización obligatoria, bachiller, algunas ramas de formación profesional sí existen en este pueblo, por lo tanto ahí no procedería ayudar al desplazamiento porque realmente no existe y también un ayuntamiento no debe ayudar al desplazamiento para algo fuera de ese pueblo cuando eso existe en dicho pueblo.

4.- Solamente dice la propuesta la parte interesante, golosa, atractiva, etc, es decir, cobrar un dinero, que a todos los bolsillos les alegra, sea en la cuantía que sea, y se utilice después para lo que sea.

La otra cara de la moneda en este aspecto es que aquí topamos con el fisco, o sea, con Hacienda, es decir, la temida AEAT (Agencia Estatal de la Administración Tributaria), que aunque la mayoría pagamos impuestos religiosamente a todas horas, nos hace temblar cada vez que se la nombra, por si hay algo que hemos hecho mal o se nos ha olvidado hacer.La cuestión es la siguiente…

El Ayuntamiento haría entrega de los cheques nominativos o haría transferencia de dichas ayudas, lógicamente con nombre, apellidos y DNI del beneficiario, o sea, el alumno.

Dichos pagos, como es de suponer, se reflejan en la contabilidad del Ayuntamiento, el cual, igual que todos, rinde cuentas con Hacienda, y ahí se va a comprobar si el beneficiario de esa ayuda por el concepto de ayuda al estudio también ha sido beneficiario de una beca del Ministerio de Educación, y en el caso de haberla recibido (la cual es totalmente incompatible con todo tipo de ayudas de instituciones o empresas públicas o privadas), se verá en el desagradable trance de tener que devolverla, es decir, a dicho alumno le tocará pagar la matrícula universitaria que no pagó, por tener beca, e incluso si recibió alguna ayuda al transporte, libros, etc. también le obligarán a reintegrarla en su totalidad. (Gran disgusto, que por querer ganar un euro más, nos toque devolver cuarenta).

Esta es la explicación al término “golosina envenenada”, que aunque no hay engaño en cuanto a que está especificado en las bases de las convocatorias de las becas, pero hay que recordarlo, y saberlo de antemano, anunciándolo, sabiendo en las irregularidades fiscales en las que se puede incurrir.

Ofrecer esa ayuda sin explicar los inconvenientes (solamente en caso de ser becario), es jugar haciendo trampa.

Por lo tanto, y a modo de síntesis de todo este rollo que estoy contando, lo resumo en lo siguiente:

-La propuesta es excelente tras una primera lectura, pero no es justo llevarla a cabo por marginar a varios colectivos: estudiantes no universitarios, universitarios que estén en otra provincia, estudiantes que vayan a sus estudios en otro medio que no sea el bus.

-La propuesta tiene algo que se debe explicar con letras bien gordas, y es que si el alumno tiene beca del Ministerio de Educación, si el Ayuntamiento le ayuda, Hacienda le hace devolver la beca.

-Lo fantástico, pero no es posible hacerlo, es que un ente público tuviera dinero para partidas presupuestarias de todo tipo que se puedan proponer, pero como no es así, hay que elegir en qué gastar, y ahí debe aplicarse un criterio bastante estricto en el que se obre con cordura, igualdad, lógica y transparencia en todo

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies