Andalucía/EspañaSin categoríaZZ_Destacado-portada

17 de agosto: El día en que Cataluña vivió de cerca el terror yihadista

Decenas de barceloneses han colocado flores, mensajes y recuerdos en el mosaico de Joan Miró de La Rambla de Barcelona, después de la ofrenda floral que han realizado familiares de las víctimas de los atentados yihadistas en Cataluña, que acabó con la vida de 15 personas.

Los ciudadanos han empezado a acercarse al mosaico justo al retirarse las vallas que rodeaban el perímetro para reservar el espacio para la ofrenda de familiares y autoridades, que justo antes habían colocado las flores en varias grandes macetas de los mismos colores del mosaico, donde se detuvo la furgoneta del atentado de hace un año.

Los familiares y autoridades –entre ellas la alcaldesa, Ada Colau; el presidente del Govern, Quim Torra, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera– se han dirigido después a la plaza Catalunya para el acto central.

Los padres de Xavi, el pequeño de Rubí (Barcelona) que perdió la vida con apenas tres años, encabezaban la concentración, con personas que no han podido reprimir sus lágrimas al llegar a ese punto de La Rambla barcelonesa, donde terminó su macabro recorrido la furgoneta que perpetró el atentado.

Las personas que se encontraban en los aledaños del Pla de l’Os han aplaudido, especialmente, a los familiares, algunos de los cuales se abrazaban entre ellos, tras dejar sus flores en unos pequeños contenedores cilíndricos que se han colocado allí.

La delegación política estaba encabezada por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El perímetro de la plaza de Cataluña está cerrado con vallas de seguridad y por un amplio dispositivo de seguridad de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana, que ha obligado a cerrar también algunas de las entradas al metro en las inmediaciones del epicentro del homenaje.

Además, varios helicópteros sobrevuelan la plaza de Cataluña y sus alrededores desde primera hora de la mañana.

«Barcelona, ciudad de paz» es el lema de esta conmemoración, que ha organizado el consistorio barcelonés, y en ella participan unas 150 víctimas y familiares de doce países.

La red de autobuses y metro de Barcelona han detenido a las 12.00 de este mediodía su servicio durante un minuto como una muestra de apoyo y solidaridad con las víctimas y familiares de los atentados.

Por su parte, los reyes, acompañados del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otras autoridades, han saludado hoy una por una a las víctimas y familiares a su salida del acto por los atentados del 17A, un homenaje con música y poesía que ha durado unos 45 minutos.

Tras su encuentro con las víctimas, don Felipe y doña Letizia han saludado también a diversas autoridades y políticos catalanes, así como a mandos policiales.

Finalmente, han abandonado la plaza Cataluña cuando se encontraba ya medio vacía de asistentes, ya que el público ha ido retirándose nada más acabar el acto.

Los Reyes han subido al coche oficial uno diez minutos después de terminar el homenaje.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Andalucía/España