Andalucía/España

Admiten a trámite la recusación de la juez Bolaños por tener a su cuñada en IDEA

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla ha admitido a trámite el incidente de recusación presentado por el PP contra la juez instructora del caso ERE, María Núñez Bolaños, por la posible incompatibilidad en la que estaría incurriendo la magistrada al investigar el caso de los ERE fraudulentos, ya que su cuñada trabaja en la Agencia IDEA, desde donde se repartieron las ayudas.

Por su lado, la juez de Instrucción no vio motivos para la recusación solicitada por la acusación del PP-A y elevó el incidente a la Audiencia Provincial de Sevilla para su resolución.

De igual modo, la propia Sección Séptima, en esta causa, anuló la fianza de 30.000 euros interpuesta por Núñez Bolaños al PP-A para que pudiera personarse como acusación en esta causa, lo que permitía a la acusación del PP-A continuar adelante con la recusación de la juez instructora, entre otros motivos, por el hecho de que María Guija Villa, una cuñada de la magistrada, trabaja en IDEA, según informa Europa Press.

La juez, en un informe sobre el incidente de recusación, no vio motivos para el mismo y en un providencia con fecha 28 de mayo mandó formar pieza separada, con testimonio íntegro de las actuaciones y remitir a la Audiencia Provincial para resolución del incidente formulado por el PP-A. Además, en la providencia, remite las actuaciones de la pieza separada de las transferencias de IDEA al Juzgado de Instrucción número 10 por ser el sustituto legal para que se continúe la investigación mientras la Audiencia decide.

En el informe, con fecha de 25 de mayo, la instructora recoge que el incidente promovido por la representación del PP-A se fundamenta en dos motivos, «tener interés directo o indirecto en la causa» y «el vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable y el parentesco por consanguinidad o afinidad dentro del cuatro grado con las partes».

La juez señala que dicho interés directo se infiere, según alegaciones del PP-A, «de las desafortunadas y parciales manifestaciones» realizadas en el auto de 2 de octubre de 2016 en el que la instructora fija una fianza al PP para ejercer la acusación particular.

Además, considera «no legítimo» calificar de ‘obsesiva’ la decisión de fijar una fianza, «motivada por un criterio jurídico», ni realizar descalificaciones como que «de manera vacua y sin fundamento legal alguno» se señaló en el auto que a la acusaciones populares «debió exigirse, desde un principio, fianza a todas y cada una de las mismas».

Con respecto a la segunda de las causas alegadas por el PP-A en su incidente, el vínculo de parentesco por consanguinidad o afinidad dentro del cuarto grado con las partes, al estar trabajando en IDEA la cuñada de María Núñez, la instructora expone que «debe admitirse la relación de parentesco, pública y sobradamente conocida», sin embargo «es evidente que esta señora no es parte en el procedimiento, de ahí que no concurra, en puridad, la causa de abstención y recusación, y la parte tenga que recurrir a ponerlo en relación, de nuevo, con el interés directo en la causa y por ende la pérdida de imparcialidad».

La juez instructora señala que esta presunta pérdida de imparcialidad, según el PP-A, deviene de «mi interés en no traer como investigada a esta señora dado mi vínculo afectivo (inexistente) y a la información que a través de ella pudieran suministrarme su jefes, aportándome información o conocimiento sobre la causa al margen de la instrucción todo ello con pérdida de mi imparcialidad».

«Lo cierto es que de ser llamada -a la causa- debería de abstenerme por dos motivos: relación de parentesco por afinidad y enemistad manifiesta, y, no duden por un momento, que sería la primera en abstenerme sin necesidad de que lo solicitara el PP», asegura la juez instructora.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Andalucía/España