El Avispero

¿Alguien ganó el debate de Atresmedia?

El ‘7d, El Debate Decisivo’ en Atresmedia, lo más visto del año con más de 9,2 millones de espectadores y un 48,2% de share. En concreto, el programa, que contó con la participación de los cuatro partidos principales lideró en todos los ámbitos regionales y en todas las edades, según informa Antena 3. A las 22:39 horas logró el ‘minuto de oro’ con 10.426.000 espectadores y un 51,3% de cuota de pantalla. En el día, el grupo Atresmedia «arrasó» con un 33,6% de media y lideró de forma absoluta en la franja del Prime Time con un 43,5% de share.
Sin embargo, en las redes sociales, el debate, posterior a dicho espacio, está en quién ganó y quién perdió y si realmente fue decisivo, tal y como figuró en su nombre.

En El Avispero hemos pedido a la colaboradora de HuelvaHOY Pilar Enjamio un análisis de cómo actuaron los cuatro participantes. Esta es su visión:

Si bien podemos engañar con la vestimenta, con una puesta en escena más o menos teatral, lo verdaderamente trascendente, el contenido, las ideas que transmitimos. Así reconocerán nuestra valía o nos delatarán en errores y mentiras.

Los gestos, el envoltorio o lo que definimos como vestimenta sí dicen mucho de una personalidad, de una forma de ser, de un concepto de la vida, pero en situaciones normales, espontáneas, no cuando hay una escenificación, una situación artificial, un quedar bien, cuando se sabe se producirá la visión y observación de todo un país para convencerlos, conquistarlos y la ropa es lo arbitrario tomando su valor preponderante la capacidad de transmisión de una idea y para ello es fundamental creer en ella uno mismo para que puedan creerla los demás.

Partiendo de la base de una situación arbitral sin favorecer ni desmejorar a ningún candidato hay una clarísima evidencia, la tranquilidad de Soraya Saenz de Santamaría no significa que diga la verdad, está acostumbrada a las cámaras, a hablar en público, lleva toda una legislatura.

Pablo Iglesias, por su lado, fue el más natural, tal cual va siempre, pero no convenció como antaño, ya no es la panacea, se vió insignificante su discurso y aunque más moderado nada persuasivo. Sí debe valorarse su intención de diálogo para solucionar problemas comunes. Fue el de más personalidad en la indumentaria y el que menos convenció en el discurso, no llegó a las masas.

El nerviosismo de Albert Rivera, cerrar la chaqueta, unir las manos, mover las piernas no significa que mienta, es una actitud normal cuando te sientes observado, sin base física en que apoyarte y sin la experiencia de haber estado en un gobierno nacional.

Si me gusta la actitud de Albert Rivera de un paso adelante y otro atrás y no significa ser el primero ni avanzar solo sino que ante una idea básica, se requiere eso, pros y contras, adelante en un momento, atrás en otros, eso denota EQUILIBRIO, todo está sujeto a cambios en torno a una idea base, sin olvidar el referente. La subjetividad es pieza clave.

Pedro Sánchez será el mejor para unos y Soraya Sáenz de Santamaría la mejor interlocutora para otros. Sí hay algo que atisbamos a ver y no se dio en otras ocasiones fue la ilusión, la intención de hacer cosas juntos relegando a un papel secundario la disparidad de ideas en torno a un bien común. Nadie ha ganado, nadie ha convencido por ser una situación irreal, ficticia, y la ansiedad y nerviosismo hizo olvidar respuestas, y centrarse más en lo que pensarán los que observan.

Cuando hay un accidente y una hemorragia alguien se rompe su camisa y hace un torniquete, prima la acción no el aspecto de quien lo hace.

Dejemos las formas y exteriores en un segundo plano y vayamos directos al contenido, a lo que preocupa a todos y cada uno de los ciudadanos y a la sociedad en conjunto.

Pilar Enjamio

Pilar Enjamio es psícologa y colaboradora habitual de HuelvaHOY.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:El Avispero