Andalucía/EspañaSucesosZZ_Slider

Mejora la menor cuyos padres y hermana fallecieron

La joven de 13 años de edad que este sábado ingresó en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Infantil del Virgen del Rocío Sevilla a cuenta de una intoxicación alimentaria que acabó este sábado con la vida de sus padres -de 50 y 61 años de edad- y de su hermana de 14 años, «evoluciona favorablemente».

Según han indicado desde el centro sanitario sevillano, la menor permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) si bien «previsiblemente» pasará a planta a lo largo de la jornada de este domingo.

Esta mañana, la menor aún desconocía el fallecimiento de sus padres y de su hermana.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha decretado tres días de luto por el fallecimiento de los tres vecinos de la ciudad, en los que las banderas lucirán a media asta, así como se han suspendido todos los actos oficiales previstos para este domingo.

El alcalde del municipio, Antonio Gutiérrez Limones, ha mostrado «personalmente» su apoyo a los familiares, acompañándoles tanto en el hospital como en el tanatorio este sábado y mostrándose «apenado» por tan dramática situación.

El caso está bajo secreto de sumario, por lo que, desde el Consistorio, se ha pedido prudencia para que la justicia pueda seguir su cauce habitual y sea la que clarifique la verdad de los hechos. Del mismo modo, han solicitado respeto y que no se hagan especulaciones hasta que no se levante el secreto de sumario y se conozcan las verdaderas causas del dramático suceso.

El centro coordinador de Urgencias y Emergencias Sanitarias de Sevilla tuvo constancia del suceso a las 2,55 horas de este sábado cuando recibieron una llamada procedente del domicilio de esta familia, en la que se solicitaba asistencia por un cuadro de náuseas y vómitos. Desde el centro coordinador se envió un Equipo Móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos de Urgencias de Alcalá de Guadaíra, compuesto por un medico, un enfermero y un conductor, quienes atendieron a todos miembros de la familia en el lugar.

A las 09,09 horas de este mismo sábado, el centro coordinador de urgencias y emergencias de Sevilla atendió una nueva llamada en la que se solicitaba asistencia sanitaria desde el mismo domicilio debido a un agravamiento de los síntomas. Tras esto, se envió nuevamente un Equipo Móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias que al llegar al lugar encontró a dos adultos en estado grave y a una niña de 14 años en parada cardiorrespiratoria.

Ante este cuadro médico, los profesionales de urgencias solicitaron de inmediato un segundo equipo sanitario que se desplazó al lugar, procediendo al traslado al Hospital Universitario de Valme de un varón de 61 años y de una mujer de 50 años, que ingresaron en la Unidad de Cuidados Críticos de dicho hospital, así como de una niña de 13 años, que posteriormente fue trasladada a la UCI del Hospital Infantil del Virgen del Rocío.

Finalmente, la mujer y el hombre murieron a las 17,15 horas y las 18,00 horas de este sábado, respectivamente, según informaron a Europa Press fuentes sanitarias.

El equipo de Salud Pública de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha realizado una encuesta epidemiológica y se ha personado en el domicilio familiar, donde ha realizado una toma de muestras. Estas muestras se encuentran bajo investigación judicial y serán analizadas desde el punto de visto toxicológico y microbiológico con el fin de determinar las posibles causas del fallecimiento y de la hospitalización.

El fallecido era fontanero en paro, trabajó para una aseguradora y perdió el empleo al inicio de la crisis, y era padre de otros dos hijos mayores de edad, fruto de una unión anterior, un varón que vive en la Comunidad Valenciana y una mujer que tiene su propia familia, reside en Alcalá de Guadaíra y que, según fuentes municipales, se ha mostrado dispuesta a hacerse cargo de su hermana de 13 años cuando salga del hospital, según informó el Ecodiario.

Algunos familiares de los fallecidos han mostrado su disgusto con las informaciones que han asegurado que la familia buscaba comida en las basuras, según ha explicado Mariló Rodríguez, quien ha calificado a la familia de «bastante normalizada» aunque «con problemas económicos, como tantas familias en España».

El piso que habitaban, un bajo en un bloque de cuatro alturas sin ascensor, estaba embargado por una entidad bancaria desde hace años, aunque no había orden de desalojo de la familia, según han confirmado Gutiérrez y los vecinos.

Las dos adolescentes asistían regularmente al instituto público y hacían una vida normal, mientras que el padre estaba en trámites para obtener el salario social.

Alcalá de Guadaíra, muy próxima a la capital sevillana, tiene unos 74.000 habitantes censados, y Cáritas atiende allí a 690 familias como mínimo con una asistencia mensual, ha dicho a Efe su coordinador local, Antonio Muñoz.

Sólo en la Parroquia de San Agustín, a la que pertenece la barriada Rabesa, donde vivían los fallecidos, atiende habitualmente a doscientas de esas familias.

Antonio Muñoz, que ha recordado que Cáritas sólo distribuye alimentos no perecederos entre las familias necesitadas, ha asegurado que varias familias de Alcalá recogen alimentos de los contenedores de noche «para evitar la vergüenza».

Foto: Hospital Virgen de Valme en Sevilla.

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:Andalucía/España