Con nombre propioSin categoríaÚltima Hora

Andrés Espuelas, el ilustrador que apostó por sus sueños

Andrés Espuelas ha enamorado a muchas personas con sus ilustraciones, dibujos llenos de movimiento y amor por rincones conocidos de Huelva, que han dado la vuelta al mundo. Este artista onubense, de actitud alegre y de espíritu emprendedor, decidió apostar por su pasión, el dibujo, pese a dedicar toda su vida a otra profesión distinta. El éxito de sus obras y el prestigio que adquirió le animaron a continuar un sueño que le ha llevado a vivir experiencias emocionantes.

Toni Garrido.

Los sueños pueden hacerse realidad. Si no lo creen, pregunten a Andrés Espuelas, el ilustrador onubense que ha dado la vuelta al mundo con sus particulares dibujos de los lugares más emblemáticos de Huelva. “Me gusta pintar los rincones de Huelva y su provincia”, confiesa el artista, que nació en tierras onubenses en 1962, donde ha llevado a cabo toda su vida personal y profesional.

Andrés fue uno de los muchos trabajadores que, con la llegada de la crisis, se vio obligado a tener que dejar su empleo, después de 26 años. Lejos de desanimarse, se dedicó a hacer lo que más le apasiona: dibujar rincones de su ciudad. “La vida al final te encauza con lo que verdaderamente tienes pasión”, señala el artista mientras dibuja una amplia sonrisa en su rostro.

Este onubense se confiesa un enamorado de Huelva, su tierra, y un apasionado por plasmar sus monumentos, de los que dice que son joyas particulares al gozar de tanta luz y color. “El color es la sonrisa de la naturaleza”, manifiesta Andrés, que explica lo complicado que fue sacar adelante este proyecto y dedicarse laboralmente a lo que le gusta. “Desde muy pequeño sentía pasión por el dibujo, pero no podía permitirme ir fuera de casa a estudiar Bellas Artes, una carrera que no había en Huelva, por lo que estudié otra licenciatura y acabé trabajando en una empresa durante 26 años”. Andrés cambió radicalmente su vida cuando apostó por el dibujo.

Con una sonrisa permanente, el artista recuerda ese momento: “Después de perder mi empleo, en el 2016, dibujé varios rincones de Huelva y, gracias a las redes sociales, consiguieron gran difusión y aceptación”. Animado por el éxito de sus ilustraciones, Espuelas organizó una exposición con más de cuarenta de sus dibujos y en dos días, todos fueron vendidos. “En ese momento me di cuenta de que podía dedicarme en exclusiva al dibujo y, desde entonces, me levanto cada mañana con ilusión por trabajar en algo que me gusta”. Tuvo un éxito arrollador con sus obras, imágenes que se hicieron virales y que, gracias a Internet, dieron la vuelta al mundo y le brindaron la oportunidad de iniciar una carrera laboral muy emocionante.

Después de que su vida cambiara tanto, Espuelas se siente muy contento. “Hago lo que verdaderamente me gusta y disfruto cada día de mi trabajo y de mis obras”, comenta el artista. Ese trabajo es hoy posible gracias a las redes sociales: “Yo soy quien soy gracias a las redes sociales, son un escaparate al mundo. Cuando mi exmujer publicó en Facebook mis primeras obras, muchos usuarios las compartieron y, entonces, un diario local contactó con ella para publicarlas. Después, muchos medios de comunicación contactaron conmigo para hacerme entrevistas y difundieron mis obras, que llegaron a ser conocidas por la mayoría de onubenses y por muchas personas de otros países”.

El artista reconoce que le gusta frecuentar una céntrica cafetería de Huelva, cercana a una de sus obras más importantes, los dibujos que se exponen en lonas gigantes en la zona del antiguo Mercado. Él las denomina “el museo al aire libre más grande de Europa”. Las mencionadas lonas, que cuelgan de las paredes de los edificios, muestran sus dibujos a todos los viandantes que pasean por las calles de la ciudad. Realizar este proyecto es “uno de los momentos más bonitos de mi carrera”, señala el onubense, que detalla la rapidez con la que todo se llevó a cabo. Antes, los aledaños del antiguo Mercado conformaban una zona de solares, en pleno centro, que no aportaba nada visualmente. Con la obra de Espuelas, se apuesta por el colorido, por el arte, por los monumentos de Huelva, en un espacio que ahora experimenta vitalidad y ambiente, donde se han abierto varios bares y donde los ciudadanos y turistas se paran para contemplar las ilustraciones de Andrés. “Es gratificante ver a la gente reunida viendo tu obra e interesándose por visitar el monumento en persona”, señala.

Las lonas son, sin duda, una de las obras más relevantes de Andrés, pero el ilustrador se muestra especialmente emocionado con otro trabajo que le encumbró como artista local, el Cartel de las Fiestas Colombinas del año 2017. “¿Quién me iba a decir que yo realizaría el cartel de las Fiestas de mi ciudad? Es algo único en la vida, muy especial”, responde. En dicha obra, Andrés quiso reflejar varios monumentos de Huelva: “Vi una oportunidad de poner en valor el patrimonio tan impresionante que tenemos en Huelva”. Sin embargo, su obra predilecta es el Muelle del Tinto, su primer dibujo. “Todas mis obras son como hijos míos, no puedo decir que tenga una favorita, pero sí es cierto que la primera vez que dibujé el Muelle del Tinto fue algo muy especial. Con esa ilustración comenzó todo”, señala.

La trayectoria de Espuelas fue objeto de reconocimiento por varias instituciones, entre las que destaca el Colegio de Arquitectos de la ciudad, que premió su labor por su defensa del patrimonio onubense. “Eso fue muy especial porque te reconocen tu trabajo los que entienden de patrimonio y eso es algo único”, destaca un Andrés emocionado.

Su obra ha llamado la atención de muchas personas, por el estilo que utiliza, muy colorido, llamativo y con un dinamismo que hace que parezca que el dibujo se mueva y salga del papel. Andrés sugiere que su fuente de inspiración “procede del mundo del cómic. Me gusta pintar historias con mucho color y movimiento. Intento que mis dibujos tengan vida; por eso no se aprecian líneas rectas, todo son curvas”. También comenta que el reflejas tanto colorido le viene en los genes: “La luz que tenemos en Huelva nos regala grandes colores a lo largo del año, que me sirven de inspiración para mis obras”.

Ese estilo tan personal le ha llevado a realizar trabajos para personas de distintos rincones. De todos esos encargos, Espuelas comenta uno en concreto por su singularidad. “Uno de los encargos más especiales me lo hizo un irlandés que quería regalarle a su mujer uno de mis cuadros por sus bodas de oro”, responde el ilustrador con simpatía por ese recuerdo. Se considera un privilegiado por plasmar sentimientos tan fuertes para personas de todas las partes del mundo. “El irlandés acabó tan contento con mi trabajo que, más tarde, acabaría encargándome otra ilustración, esta vez sobre la victoria de su equipo en la Copa irlandesa, algo muy importante para él”, comenta mientras sonríe. “Otro encargo muy emotivo me lo hizo un joven onubense que volvía a casa después de muchos meses en Francia y quería regalar a sus padres un dibujo de la que fue su casa durante ese tiempo en París. Todas las historias que hay detrás de cada dibujo son especiales y aportan a cada trabajo algo distinto y muy íntimo”, apunta Espuelas.

Este ilustrador no ha parado de hacer encargos desde que saltó a la fama en Huelva: “Al principio me abrumaba. La gente me paraba por la calle y me decía que le gustaba mis dibujos”. Ahora ya está acostumbrado y lleva con cierta alegría que le hablen desconocidos felicitándole por su trabajo. “Una vez me pasó algo increíble. Un chico me paró por la calle y me dijo que quería enseñarme algo. ¡Se había tatuado uno de mis dibujos! Se trataba del monumento a Colón. Fue algo muy curioso”, apunta Espuelas.

Andrés quiere que los onubenses rompan con el tópico de que Huelva no tiene nada. “Tenemos un patrimonio impresionante, pero es cierto que hay muchos edificios históricos que se encuentran abandonados, como la antigua Estación de Renfe, el Edificio de Correos, el cuartel del Paseo de Santa Fe… Son auténticas maravillas y el problema es que pasan los años y no se ponen en valor”. Este sentir va más allá de las palabras, ya que el ilustrador no dibuja ninguno de estos edificios: “Me niego a dibujarlos hasta que se pongan en valor, pues lo que yo pinto es para que la gente lo considere, para que pueda ir a presenciar el edificio en persona después de ver la ilustración”.

En lo que respecta a los proyectos futuros, tiene previsto publicar un libro en el que pone en valor los lugares Colombinos a través de sus dibujos. El ilustrador espera presentarlo pronto, aunque comenta que, debido a la pandemia y la crisis que ha supuesto para las empresas, es complicado conseguir patrocinadores. Sin embargo, se muestra optimista y continúa pensando en otros proyectos: “Si hay algo que te gusta mucho, debes apostar por ello y tendrás éxito seguro”. Así es Andrés Espuelas, el ilustrador que apostó por sus sueños.

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

1 Comentario

  1. Muchas gracias , me ha parecido una entrevista maravillosa , estoy encantado

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF jun 2021

Más noticias sobre:Con nombre propio