Ábalos desafía a Sánchez: no entrega su acta y se marcha al Grupo Mixto

José Luis Ábalos. Foto: @abalosmeco
photo_camera José Luis Ábalos. Foto: @abalosmeco

José Luis Ábalos ha decidido no entregar su acta de diputado en el Congreso este martes, tal y como pedía formal y orgánicamente la Ejecutiva socialista, aludiendo a sus "responsabilidades políticas" en el caso Koldo, y no ha esperado a que el partido le expulse al Grupo Mixto, tomando la decisión él mismo, según indica El Español. 

Según lleva una semana pregonando, lo que no quiere es "darle munición a la derecha", indican. En declaraciones a la Sexta, Ábalos explicó el lunes por la noche que seguía meditando su decisión y que actuaría pensando en él y en quienes le apoyan: "Lo haré de acuerdo a lo que yo merezco y a lo que merecen otros". Ese mismo día dimitió como presidente de la comisión de Interior del Congreso.

En concreto, desde la Ejecutiva federal del PSOE le di un plazo de 24 horas a Ábalos para renunciar a su escaño ante la intensa polémica suscitada por el supuesto cobro de comisiones en contratos de material anticovid por parte de una trama en la que estaría implicado su ex asistente, Koldo García.

El exministro niega que hubiera negociación con la dirección socialista. Pero el tiempo transcurrido entre el ultimátum de Pedro Sánchez hasta que Ábalos confirmó su renuncia al acta de diputado, confirma que hubo condiciones del que fue hombre fuerte del sanchismo durante la campaña para recuperar la Secretaría general del PSOE en 2017 pero, sobre todo, tras su victoria en aquellas primarias.

Cabe recordar que, el pasado martes, la UCO de la Guardia Civil practicó 26 registros por toda España y detuvo a 20 personas, entre ellas el exasesor del ministro, su esposa y su hermano Joseba. Desde ese momento, Ábalos se había defendido públicamente en dos entrevistas televisivas y en unas declaraciones al diario El Español en las que aseguraba que "por lo que aparece en esa querella, no tengo nada de qué defenderme".

En todo momento, Ábalos había querido el amparo de su partido, negó cualquier conocimiento de las corruptelas de su asesor y, por supuesto, haber experimentado ningún enriquecimiento personal: "Salí de ministro más pobre de lo que entré", asegura.