La legislatura se complica tras rechazar el Supremo las prebendas pactadas con los independentistas

El Supremo mantiene la orden de detención contra Puigdemont y rechaza cesiones pactadas entre Sánchez y los independentistas

Tribunal Supremo
photo_camera Tribunal Supremo

Las aguas continúan revueltas en el panorama político nacional después de que este lunes los magistrados que juzgaron el 'procés' en el Tribunal Supremo (TS) rechazaran amnistiar la malversación al exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras y al resto de condenados por el referéndum ilegal del 1-O.

El Tribunal Supremo considera, a diferencia de la Fiscalía, que obtuvieron rédito personal e incluso afectaron los intereses financieros de la Unión Europea, por lo que también ha rechazado perdonar la malversación al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont a la vez que mantiene la orden nacional de detención para él y los exconsejeros huidos Toni Comín y Lluís Puig. 

Las consecuencias de esta decisión, comparada con la mafia por parte de Puigdemont, mantiene en vilo una posible investidura en Cataluña donde el candidato socialista Salvador Illa consiguió ganar sin una mayoría suficiente, una situación que dada la condición de aliados en el Congreso, le obliga a renegociar con las formaciones independentistas a fin de mantener el statu quo del binomio Moncloa y Generalitat a regocijo de los socios de Sánchez.

"Puigdemont es una persona de palabra, y ha dicho que en caso de que haya un debate de investidura volverá a Cataluña. Es el compromiso que mantiene, igual que Junts mantiene todos sus compromisos",  relataba este lunes el secretario general de la formación del expresident, Jordi Turull.

De esta manera la legislatura se complica para los socios de Pedro Sánchez y para el propio presidente del Gobierno a la espera de los diez días establecidos por los jueces del Supremo para elevar la situación de los encausados al Tribunal Constitucional.

A la espera de próximos acontecimientos el futuro más inmediato de Cataluña permanece ligado a la supervivencia del Gobierno de Sánchez para sacar adelante la legislatura.