Terremoto político al aparecer en el sumario la mujer de Sánchez como ‘investigada’ desde abril

El PP señala que cuando Pedro Sánchez escribió su carta con la que “chantajeaba” a los españoles el 24 de abril, “ya sabía toda la verdad” de un caso que ya analiza la Fiscalía Europea

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a su esposa. (PSOE)
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a su esposa. (PSOE)

La filtración de documentos judiciales en torno al caso de la mujer del presidente del Gobierno ha ocasionado el levantamiento del secreto de sumario por parte del juez que instruye la causa judicial. Lo ha provocado un terremoto político sin precedentes en todo el país al desvelarse que el juez mantiene la condición de investigada “como posible partícipe en los hechos investigados, que pudieran ser constitutivos de un delito de tráfico de influencias y de un delito de corrupción en los negocios", señala el sumario.

La condición de investigada -equiparable al de imputada antes de la reforma jurídica- que se conoce ahora, se produjo desde el mismo momento de la apertura de diligencias judiciales contra la mujer del presidente el 16 de abril. Sin embargo, cabe recordar que no es hasta el 24 de abril cuando sale a la luz la apertura de diligencias judiciales, lo que trae como consecuencia la “carta a la ciudadanía” de Sánchez en la que anunciaba 5 días de reflexión.

Así, las reacciones políticas no han tardado en aparecer, especialmente en la oposición que lleva a cabo el Partido Popular, que ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "ocultar" la condición de investigada de su esposa, que "sabía" antes de su carta a españoles.

La acusación ha venido de la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, que ha exigido “responsabilidades políticas” a Pedro Sánchez porque estos actos “han sobrepasado con creces la ética”: “Esto haría caer a cualquier Gobierno, pero Pedro Sánchez se enroca en La Moncloa en detrimento de la calidad democrática de España”, subraya.

Para los populares se han conocido “dos hechos de máxima gravedad y sin precedentes” como es que Begoña Gómez figure como investigada por tráfico de influencias y corrupción en un proceso judicial y que la Fiscalía Europea también esté investigando los contratos en las que la mujer del presidente del Gobierno intervino “con cartas de recomendación”: “La investigación trasciende nuestras fronteras”, ha enfatizado.

Gamarra considera que Sánchez “ha tapado y ocultado” la imputación desde hace mes y medio, “creando todo tipo de cortinas de humo y crisis institucionales internas y externas, con el objetivo de protegerse a toda costa de la corrupción que le acecha”, en alusión a la crisis diplomática de España con Argentina e Israel.

Por ello, Gamarra anuncia que el PP va a continuar “exigiendo que se sepa toda la verdad hasta el final”: “No pararemos hasta que se conozca si directa o indirectamente se han beneficiado a conocidos o amigos de la mujer del presidente del Gobierno”. Avanza también que el PP irá hasta el final en este caso y asegura que exigirán que se conozca la verdad, también de la filtración de la UCO sobre el caso. “Seguro que no anda muy lejos del presidente del Gobierno”, destaca.

Mientras tanto el PSOE se aferra a un informe de la Unidad Central de Delincuencia (UCO) con el que pretenden destacar que “exonera a Begoña Gómez”. En el citado informe, revelado por medios nacionales se recoge que "el único elemento que, por el momento, vincularía objetivamente a Begoña Gómez con Globalia es que ésta coincidiera con Javier Hidalgo en al menos dos ocasiones", relata el documento.

No obstante, además del análisis de los contratos por parte de la Fiscalía Europea, el titular del juzgado de instrucción número 41 de Madrid ha dictado una providencia debido a "las frecuentes e inusuales visitas personales recibidas en la sede de este órgano judicial por parte del representante del Ministerio Fiscal", según señala.