UGT-A compraba 10 cuadernos y facturaba 7.000 a la Junta

La federación de UGT en Andalucía le coló a la Junta dos facturas presuntamente falsas que infló de forma notable, ya que pasó de los 421 euros que costó el material real, encargado por el sindicato a los más de 91.000 euros ficticios que le cargó a la Administración para justificar parte del programa Orienta, que está dedicado a la lucha contra el paro.

La federación de UGT en Andalucía le coló a la Junta dos facturas presuntamente falsas que infló de forma notable, ya que pasó de los 421 euros que costó el material real, encargado por el sindicato a los más de 91.000 euros ficticios que le cargó a la Administración para justificar parte del programa Orienta, que está dedicado a la lucha contra el paro.

Así lo señala hoy el diario El Mundo, que precisa que se trata de las facturas de UGT más infladas que dicho diario ha logrado documentar hasta ahora en la presunta trama de desvío de fondos de la que viene informando.

La diferencia entre el coste real y el inflado fue a parar al polémico bote que el sindicato UGT mantenía con cada proveedor de confianza y que iba engordando cada vez que la organización lograba colar un recibo inflado a la Junta o al Gobierno, según la información que firman Manuel Becerro y Silvia Moreno.

A causa del escándalo que ha provocado este tipo de presuntas irregularidades, la Comisión Europea confirmó la pasada semana la suspensión temporal de ayudas a UGT, al tiempo que se anunciaba la investigación de algunas de las concedidas con anterioridad.

También la juez de Sevilla Mercedes Alaya mantiene abiertas diligencias bajo secreto sumarial sobre la financiación irregular de UGT, que derivan del caso de los ERE, y que provocaron en vísperas navideñas el registro de varias sedes del sindicato en Sevilla y Córdoba.

En este caso, las facturas presuntamente infladas contienen la compra, en su mayor parte, de material de oficina y similar.