Un autónomo de Ayamonte se libra de una deuda de casi 25.000 euros con la Ley de la Segunda Oportunidad

Tuvo que debatir entre pagar sus cuotas de autónomo o hacer frente a sus gastos de subsistencia

La Asociación de Ayuda al Endeudamiento ha conseguido que un autónomo de Ayamonte se libere de 24.349,51 euros que debía a la Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Su protagonista, al que llamaremos por sus iniciales, L.A.S, sufrió un descenso en sus ventas debido a la situación vivida en el país con la llegada de la pandemia COVID-19, esto hizo que el deudor tuviera que debatir entre seguir pagando sus cuotas de autónomo o hacer frente a los gastos cotidianos de subsistencia.

Finalmente, este autónomo onubense decidió dejar de pagar algunas cuotas de autónomo. La acumulación de la deuda no tardó en aparecer por lo que la cuantía a deber se hizo inasumible con sus ingresos, llegando a alcanzar los 24.000 euros.

Antes de ello, intentó sin éxito conseguir un aplazamiento de sus obligaciones de pago con la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT). En 2022 contactó con la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, entidad formada por abogados y economistas especialistas en ayudar a personas insolventes. Estos profesionales fueron los que estudiaron su caso y aconsejaron al deudor acogerse a la llamada “Ley de la Segunda Oportunidad”.

La primera acción fue solicitar concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil para la condonación de las deudas. Acreditando fehacientemente que era un deudor de buena fe y que intentó pagar hasta donde pudo. Cumpliendo este requisito, el perdón definitivo de sus deudas quedaba casi asegurado. Así, una vez comprobado estos presupuestos se dictó la resolución definitiva concediendo el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho) dejando a este deudor libre de pagar 24.349,51 euros.  Lo único que sí queda vivo tras el proceso es una pequeña parte a pagar a las administraciones públicas.

Con esta sentencia, los acreedores del concursado no podrán reclamar ningún pago más ni incluir en fichero de morosos a este autónomo.