España necesita cubrir en 2024 más de 40.000 empleos en ciberseguridad

Existe hasta un 50% menos del personal que se necesita en las empresas

Las consecuencias de la pandemia del COVID se hacen notar a todos los niveles, especialmente en lo que respecta al mercado laboral donde cada vez son más las empresas que se ven obligadas a iniciar su propia digitalización para adecuarse a los nuevos tiempos que corren.

El ‘encierro’ forzoso obligó a instaurar el teletrabajo en muchas empresas donde se incrementó notablemente la demanda de servicios digitales que precisa de un impulso con miles de profesionales que hagan seguro el espacio digital, según se desprende del Análisis y Diagnóstico del Talento en Ciberseguridad en España, del Instituto Nacional de Ciberseguridad y el Observatorio Nacional de Tecnología y Seguridad (ONTSI).

La transición hacia la implementación de entornos tecnológicos propició que en 2021, un año después de iniciarse la pandemia, España tuviese 39.000 profesionales formados en ciberseguridad y sólo para este 2024 el ONTSI proyecta la necesidad de contar con 42.283 más.

Entre las causas de falta de personal el informe señala la falta de claridad en el itinerario formativo por “desconocimiento” debido a que tanto los perfiles necesarios como los conocimientos demandados por parte de las empresas que ante la falta de asesoramiento tampoco tienen claridad sobre los perfiles que realmente necesitan.

Al mismo tiempo aporta como dato que el 48% de las empresas “está utilizando la formación y cualificación de personal interno para cubrir las vacantes de ciberseguridad existentes”, lo que apunta en una tendencia creciente a “reciclar personal” de las empresas para este tipo de posiciones, en gran parte derivada de la escasez de talento específico para determinadas posiciones.

En este sentido, en el desglose de las citadas vacantes proyectadas para este 2024, 34.427 requiere grado universitario, 2.432 formación de posgrado de máster, 2.328 requiere de Formación Profesional (FP) y 3.096 corresponde al “talento reciclado” dentro de las empresas.

La especialización en ciberseguridad se retroalimenta principalmente a través de de la impartición de másteres más que de grados aunque sobre estos últimos sitúan la Ingeniería de Telecomunicación o Informática como grados claves donde se tratan temas relacionados con la ciberseguridad, dada la escasa oferta universitaria de España para ofrecer grados específicos sobre ciberseguridad.

El informe apunta que la alta demanda de este tipo de profesionales está haciendo que otros aspectos asociados al proyecto empresarial de la compañía como planes de desarrollo y promoción personal con políticas de trabajo flexible sean factores cada vez más determinantes para captar este tipo de talento que también exige mejores salarios.

Por otro lado, el Observatorio Nacional de Tecnología y Seguridad destaca que los interesados en los empleos de ciberseguridad son principalmente recién titulados y estudiantes de últimos cursos que quieren una formación actual práctica, profesionales del mundo de la informática y derecho que quieren actualizar sus conocimientos, responsables de medios de Departamento de Seguridad, Consultoría y Asesoría Informática así como miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Aunque las exigencias específicas y las escasas ayudas al estudio puedan bloquear el acceso a formación en ciberseguridad entidades como el INCIBE o Telefónica ofrecen cursos periódicos y herramientas de manera gratuita para que la ciudadanía pueda formarse en un sector donde sólo el pasado año se incrementó un 24% las incidencias de ciberseguridad, con 7.000 incidentes relacionados con contenido abusivo, pornografía infantil, delitos de odio o ciberacoso.