Entra en vigor la norma de circular a 30 km/hora en calles de un único carril por sentido

Coincidiendo con la entrada en vigor de los nuevos límites de velocidad, la DGT ha puesto en marcha una campaña de vigilancia y control de la velocidad entre los dias 10 y 16 de mayo.

Este martes 11 de mayo entra en vigor la reforma del artículo 50 del Reglamento General de Circulación, efectuada por el Real Decreto 970/2020, de 10 de noviembre, que establece los nuevos límites de velocidad en vías urbanas.

Manuela Parralo y Cristina Gago presentan a los onubenses la campaña informativa impulsada con motivo de la entrada en vigor de la limitación de la velocidad humana, campaña que se apoya en el eslogan elegido por la Dirección General de Tráfico con este mismos motivo: ‘A 30 hay más vida’.

El objetivo de estas medidas es reducir la siniestralidad vial, sobre todo la que afecta a los colectivos más vulnerables; garantizar la fluidez de los desplazamientos realizados en las grandes avenidas de la ciudad, y reducir el impacto negativo de la circulación de vehículos en la calidad del aire de las ciudades.

Por tanto, desde hoy, el límite de velocidad en vías urbanas será: 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera; 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación y 30 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

Reducir la velocidad supone un impulso al calmado del tráfico y la protección a los usuarios vulnerables, favorece una convivencia segura entre: peatones, bicicletas, motocicletas, vehículos de cuatro ruedas, así como, los nuevos vehículos que surgen en las ciudades, como respuesta a la movilidad urbana.

La gestión de la velocidad es una de las intervenciones estratégicas más efectivas de seguridad vial; deferentes organismos supranacionales recogen esta medida dentro de sus recomendaciones.

La reducción del límite de velocidad no se limita a buscar la reducción de la siniestralidad vial, sino que es “una de las medidas más importantes que haya aprobado España en materia de movilidad y seguridad vial porque no sólo reduce las muertes sino que ayuda a algo tan importante como es la sostenibilidad de nuestra ciudad.

Las Naciones Unidas integra la seguridad vial en su Agenda 2030 para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto en áreas relacionadas con la acción climática, la igualdad de género, la salud y el bienestar, la planificación de ciudades y comunidades sostenibles, la educación de calidad, las infraestructuras, el consumo y la producción responsable, así como la reducción de las desigualdades

Naciones Unidas ha recomendado la limitación de la velocidad urbana a 30 km/k en la Declaración de Estocolmo de febrero de 2020, emanada de la Tercera Conferencia Mundial de Seguridad Vial, y en la Resolución que si Asamblea General aprobó el 31 de agosto de 2020. Y el próximo 17 de mayo arranca la Sexta Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, convocada con el lema ‘Calles para la vida’ y el hashtag #Love30.

En España la reducción de velocidad a 30 km/ h es una medida reclamada por la Federación Española de Municipios y Provincias y por diferentes Ayuntamientos.

El proyecto normativo propone la reducción de la velocidad genérica como una medida de equilibrio entre la seguridad y la movilidad en vías urbanas y con efecto directo en la reducción de los accidentes de los vulnerables, no suponiendo una mayor ralentización del tráfico.

Coincidiendo con la entrada en vígor de estas nuevas normas, la DGT ha puesto en marcha una campaña de vigilancia y control de la velocidad entre los días 10 y 16 de mayo. No conviene olvidar que la velocidad inadecuada estuvo presente en cerca del 30% de los accidentes mortales de circulación que se produjeron en nuestra provincia en 2020 porque es un factor que incide no sólo en la probabilidad de que se produzca un accidente sino también en la severidad de las consecuencias de éste.

Nueve de cada diez atropellos tienen desenlace mortal si se circula a 50 Km por hora ha destacado Cristina Gago “es una medida clave para la reducción de la siniestralidad“.

En 2019 hubo 519 víctimas mortales en accidentes urbanos, un 6% más que el año anterior. El 83%, se corresponde con colectivos vulnerables como peatones, ciclistas, motoristas.

También contribuirá a reducir el ruido ambiental y se emitirá menos contaminación. Sostenibilidad y Seguridad según ha matizado Manuela Parralo.