Historia de Huelva: La verdad tras el muro del Parque Moret

Uno de los mayores atractivos de Huelva que cuenta con una gran afluencia diaria no siempre fue ese idílico remanso de paz que hoy vemos
Imagen de archivo de la inauguración del Parque de Moret como Lugar de Memoria Histórica, 2016. Fuente: Imagen de archivo
photo_camera Imagen de archivo de la inauguración del Parque de Moret como Lugar de Memoria Histórica, 2016. Fuente: Imagen de archivo

El Parque Moret, ubicado en la Avenida de la Cinta, se ha convertido en uno de los puntos de reunión de Huelva. Además, es uno de los principales atractivos para los turistas que lo visitan año tras año para disfrutar de un espacio tranquilo plagado de naturaleza.

Pero esto no siempre fue así, ya que desde su inauguración hace ya más un siglo en el año 1910 hasta mediados del pasado siglo XX, era un lugar oscuro de una etapa negativa en su historia.

Foto de archivo de los refugios de animales en el Parque Moret. Fuente: Imagen de archivo
Foto de archivo de los refugios de animales en el Parque Moret. Fuente: Imagen de archivo

Todo esto se remonta al 29 de julio de 1936, los golpistas arribaron a Huelva y la conquistaron, lo que procedió a un brutal represión en la que se asesinaron a entre 6.000 y 7.000 personas, según las últimas estimaciones. En aquel entonces, el Parque Moret se situaba en las afueras de la ciudad.

Hace unos años, en el 2016, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía declaró este espacio como Lugar de La Memoria Histórica debido a un monolito. Esto se tradujo en una obligación por parte de la Administración pública para garantizar su señalización, preservación e identificación. A su vez, si cambia algo del parque, debe haber un registro permanente para recordar los hechos que acontecieron en este lugar.


En la capital onubense existieron distintos puntos predilectos de fusilamiento. Entre ellos destacan las tapias de los muros de San Sebastián, que están desparecidos, y La Soledad que aún conserva las huellas de los disparos.

En el Parque Moret, se fusilaron a ilustres gobernadores republicanos como Diego Jiménez Castellano o los tenientes de la Guardia Civil, Julio Orts Flor y Alfonso López Vicencio. Estos pasaron por la conocida popularmente como 'Meseta del Conquero' o 'Explanada del Conquero', situado en el parque dónde estaba la antigua 'Parada de Sementales' del ejército.