Huelva busca ideas para batir un Récord Guinness gastronómico

Según ha informado la organización de la Capital Española de la Gastronomía, ya se ha convertido en una costumbre que la ciudad que resulta elegida capital gastonómica supere el intento de conseguir un récord mundial Guinness vinculado con la gastronomía y proponen que Huelva intente este reto durante este año 2017, como ya ocurriera en Burgos, Vitoria o Toledo.

Por ello, Pedro Palacios, coordinador de los tres intentos anteriores, ha señalado que numerosas personas se dirigen a CEG "para interesarse y preguntan qué va a suceder en Huelva, qué record se va a intentar batir". Palacios ha explicado que "tenemos que ser muy cautelosos y gestionar la iniciativa con mucha discreción porque hay que realizar consultas previas ante la organización de WRG en Londres y asegurarnos de que el intento elegido tiene posibilidades reales de éxito y de ser certificado por WRG". Desde la organización señalan que se están barajando diversas ideas, "alguna de ellas muy espectacular". y apuntan que están analizando las diversas iniciativas para presentarlas al Ayuntamiento y a la Asociación Provincial de Hostelería. "Nosotros tenemos muy claro que la iniciativa supone un reto para la ciudad y que debe afrontarse porque es una gran fiesta participativa, con un impresionante impacto mediático y que sirve para promocionar los productos propios de la tierra. Las imágenes del récord dan la vuelta al mundo. Huelva y su cocina son ese domingo los protagonistas de todos los telediarios".

En este sentido, han señalado que así ocurrió en Burgos, donde el 29 de setiembre de 2013 en el marco de la Capitalidad, y gracias a un equipo liderado por el morcillero Roberto de Silva y con la participación de 400 voluntarios, se consiguió batir el récord de la "Morcilla más larga del mundo", utilizando para ello 130 kilogramos de cebolla horcal, 50 kilos de arroz Bahía extra, 40 kilos de manteca de cerdo, 40 litros de sangre de cerdo, 7 kilos de especias y 3 kilos de sal para fabricar los 187,2 metros de morcilla que fueron repartidos y consumidos en 4.200 tapas" ha explicado Pedro Palacios, director general de CEG.

El pasado 18 de junio, frente a la catedral de la capital castellano-manchega,76 experimentados cortadores de jamón despiezaron 112 jamones de Cárnicas Tello para componer un mega plato de 106 metros cuadrados y un peso de 390,72 kilos con el que se batió la marca mundial, ahora validada y certificada por la WRG. Las medidas y controles de peso, la certificación notarial y los testimonios gráficos y audiovisuales han sido la base que la organización del Guinness ha utilizado para dar su visto bueno. Los ingresos derivados de la venta de las tapas de jamón a precio simbólico fueron entregados a las organizaciones humanitarias Banco de Alimentos, Cáritas y Mediterranean Challenge.

Vitoria 2014 fue protagonista del intento de la "Tortilla de patata más grande del mundo", cocinada en una sofisticada sartén, que resultó polémico ya que WRG tenía certificado un sucedáneo de tortilla de patata, cocinada en Yokohama (Japón), y que no se ajustaba a la receta tradicional española que había sido elaborada con un ingrediente ajeno en nuestro popular plato: la leche y sin incluir la cebolla. La organización londinense no aceptó el recurso de CEG alegando que no se trataba de una Tortilla de patata elaborada al modo clásico. Finalmente el récord fue homologado por dos organizaciones: OWR (Offficial World Récord) y RHR (Récord Holders Republic). Los ingredientes de la tortilla del récord, elaborada por el cocinero Senén González, fueron: 1.600 kilos de patata de Álava, 26 kilos de cebolla, 16.000 unidades (800kgs) de huevos, 150 litros de aceite de oliva de Arróniz y 15 kilos de sal. La tortilla midió 5,2 metros de diámetro y 7 centímetros de altura y fue consumida por miles de vitorianos que asistieron en vivo al evento celebrado en la Plaza de la Virgen Blanca.

(Imagen de Teinteresa.es)