"No soy lo que ves" de Anabel Domínguez nace para ayudar a los enfermos de distrofia muscular

La joven publica vídeos en sus perfiles para ofrecer un punto de vista diferente sobre la enfermedad.

Anabel Domínguez es de Sevilla aunque pasa largas temporadas en Huelva, tiene 27 años y padece distrofia muscular desde que era pequeña, algo que ha querido explicar esta mañana en el programa de Teleonuba, Al Sol del Sur. Confiesa que su adolescencia fue la etapa más difícil a la que se ha enfrentado, y que le gustaría haber tenido a alguien que le ayudase a afrontar la enfermedad. Por este motivo, ha creado un perfil en la red social Instagram en la que publica vídeos para explicar al resto de personas cómo vive su día a día.

A través de No soy lo que ves, Anabel Domínguez busca ayudar a todos aquellos que sufren una discapacidad, pero también a todos los que se acerquen a su perfil para enseñarles que, ante todo, es una persona como otra cualquiera.

Esta iniciativa, afirma, surgió porque "pienso que la sociedad tiene una asignatura pendiente con la discapacidad y me animé a contarlo y me di cuenta de que a la gente le encantaba". A pesar de ello, el proyecto nació unos meses antes, a través de la radio, en el que sintió que "era una buena ocasión para hablar de la discapacidad, además, decidí ponerle ese nombre porque cuando salgo a la calle se me quedan mirando, incluso les parece que vaya con mi novio de la mano porque parece que el hecho de ser discapacitada te priva de tener un vida".

Anabel, confiesa que el día a día de una persona con discapacidad es mucho más complicado de lo que se pueda pensar por los obstáculos e inconvenientes que existen en la calle y explica que "el otro día estaba en Madrid de viaje y por la tarde sacan los cubos de basura a la calle, con lo cual me impiden el paso, entonces son cosas cotidianas que me dedico a contar porque pienso que todos podemos aprender de ello". Además, señala que su perfil va creciendo poco a poco y que gracias a ello "la gente me para por la calle y me cuenta situaciones gracias a las que se han dado cuenta a través de estos vídeos".

Para ella, "el aceptar que tienes una enfermedad neurodegenerativa y que te vas a quedar en silla de ruedas no es fácil y ojalá en mi adolescencia, que fue mi momento más crítico, hubiera encontrado a una persona como yo que le dijera que no pasa nada, que la vida sigue y que vas a ser una persona como otra cualquiera".

De igual forma, la sevillana destaca que se siente agradecida por la buena acogida que ha tenido su iniciativa, aunque al principio tenía miedo, pero "estoy feliz porque recibo mensajes positivos como el de una madre, que hace poco me contó que tenía un hijo con ocho años con una enfermedad así y gracias a los vídeos se ha dado cuenta de que nada es tan grave como parece; son esos mensajes los que me alegran y los que me animan a hacer lo que hago".

En No soy lo que ves, Anabel Domínguez enseña a la que gente que "puede gustarme la moda, que puedo estudiar una carrera y que puedo hacer frente a mi día a día con mis capacidades y no por tener distrofia soy más o menos persona, por lo que quiero normalizarla".

Por último, ha querido lanzar un mensaje a todas las personas que sufren un problema, a las que ha recordado que "este no es el fin del mundo, que la vida es bonita como viene y que hay que vivirla con diversidad".

[embed]https://www.instagram.com/tv/B_3HRpGH_0x/[/embed]