Entrevista a Pedro J. Martín

«‘Un ahorcado en el Colombino’ es la novela más de Huelva que he escrito nunca»

¿Quién asesinó al portero del Recre...? El escritor onubense Pedro J. Martín ya tiene lista su nueva novela, 'Un ahorcado en el Colombino', y anuncia las I Jornadas de Novela Negra de Huelva 'La Gamba Negra'  

Pedro J. Martin Cosecha Negra Libreria Editorial (1)
photo_camera Pedro J. Martín, en la Librería Cosecha Negra de Huelva.

Pedro J. Martín (1978, Huelva) es un clarísimo ejemplo de alguien que persigue y ve cumplidos sus sueños, que tiene entre ceja y ceja alimentar su pasión para lograr lo que toda persona anhelaría, que es poder decir: “Trabajo de lo que me apasiona”. Probablemente, hoy se encuentre en uno de los mejores momentos profesionales, y también personales, de toda su vida: con un nueva novela que está a punto de ponerse a la venta, Un ahorcado en el Colombino (Ed. Cosecha Negra); al frente de una librería, Cosecha Negra (calle Béjar, 7, Huelva), pionera en Huelva por su especialización en el género noir, y que desde que abrió hace cinco meses, ha tenido magnífica acogida por parte de los onubenses; y por si fuera poco, Pedro Martín está promoviendo las I Jornadas de Novela Negra ‘La Gamba Negra’.

Pero vayamos por partes. Pedro J. Martín Dejó su puesto en la fábrica para dedicarse a la literatura. Desde su primogénito literario, El color gris de la esperanza (2015), su producción no ha cesado, orientando su pluma hacia el género negro en sus tres últimas entregas, y tras El abrigo de los girasoles (2016), El cuaderno de la tapa verde (2018), Dualidad (2020), El llanto del druida (2020) y Todas las muertes de la calle Rábida (2021), se encuentra en la antesala feliz de todo escritor, el lanzamiento de un nuevo libro, ya corregido, ya revisado, sólo a la espera de distribuirse. Y el título (y la portada de la novela) seguro que no deja indiferente a ningún onubense, y especialmente a ningún aficionado del Recre: Un ahorcado en el Colombino.

¿Eres muy futbolero?

Lo cierto es que sí. Pero es verdad que en los últimos años, menos. He sido durante muchísimos años socio del Recreativo de Huelva, y guardo muy buenos recuerdos de muchos viajes, de buenos y malos momentos. Empecé a ser socio en la época de Joaquín Caparrós como entrenador, a finales de los 90. Todavía tengo recuerdos de aquel casi ascenso contra el Numancia.

Un cúmulo de experiencias en torno al Recre donde se ha dibujado una historia macabra…

Ante todo, dejar claro que estamos ante una novela de ficción, es ficticio lo que se cuenta. No hay ningún jugador del Recre que se haya ahorcado, ni quiero dar ideas, claro. Pero sí es verdad que hay mucho en esta novela de vivencias mías alrededor del Recreativo, y todos sabemos que el Recre siempre ha estado muy unido a la ciudad. El libro se nutre de esas idas y venidas del Recreativo, esos presidentes que se han ido y otros que han venido. Todo eso me ha dado pie a montar esta historia.

¿Qué nos puedes adelantar de esa historia (sin spoilers)?

Jesús Pérez Bonilla, que es el portero titular del Recreativo en la novela, aparece ahorcado en las inmediaciones del Nuevo Colombino, uno de los pinos del Paseo de la Ría. El cádaver es hallado en la madrugada del domingo al lunes. En un principio, la hipótesis fue una venganza, ya que el Recreativo no pasaba por su mejor momento. Pero cuando avanza la investigación, van surgiendo otras hipótesis… Y claro, se desata el revuelo social y una investigación policial… La investigación la lleva Mario Martínez, que es un policía que había llegado hacía dos o tres meses a Huelva desde Madrid, el cual desempeña un poco ese papel de novato en la ciudad. Al Recreativo lo llama ‘el Huelva’. Por su parte, el subinspector, que es Carmelo González, es un tío muy de Huelva, aficionado del Recreativo, muy apegado a las tradiciones locales (El Rocío, Semana Santa, etc.). Precisamente, me han dicho los lectores que han podido leer la novela, ese personaje da mucho juego porque, aunque con el tono de novela negra, existen matices, pinceladas de humor muy de aquí, con nuestra forma de hablar. Le encanta la comida, lleva al inspector por bares míticos de Huelva, Leonardo, tal, al club marítimo y a otros muchos lugares conocidos.

¿Surgió así de repente la idea, visualizaste a ese portero ahorcado en las inmediaciones del Colombino antes de construir la historia?

La verdad es que sí. Soy de las personas a las que les surge una idea, un flash, y luego va madurándola. Así que surgió un poco así, el título es de lo primero que está: el portero titular del Recre, ahorcado. Y no sólo es el guardameta del Recre, también resulta que es hijo del presidente del club, José Luis Pérez. Y de ahí las tensiones y misterios, el presidente tiene sus enemistades y muchos detractores.

¿Cuánto tiempo te llevó escribirla, desde la gestación?

La realidad es que no he tenido tiempo que requiere un escritor para escribir una novela, que es entre cuatro y ocho horas diarias. No he podido hacer eso, debido a mis trabajo en la editorial, ahora también con la puesta en marcha de la librería hace unos meses, no paro de crear cosas. Así que me ha llevado, desde que tuve la idea hasta que la termino, prácticamente dos años.

¿Ha tenido que ver el club en la creación de la novela? ¿Contactaste con el mismo?

No he contactado. Ahora cuando la novela salga a la luz, sí que me pondré en contacto con ellos y dejaré algún ejemplar en la tienda y tal. Me gustaría darle un ejemplar al actual presidente del Recreativo, Jesús Vázquez. Sí que intenté que alguien vinculado históricamente al club escribiera el prólogo. Intenté hacerlo con Lucas Alcaraz, porque fui de la época aquella. De hecho, fui uno de los creadores de la Peña Lucas Alcaraz en Huelva, y era muy amigo entonces de él. Sin embargo, me consta que ahora está en Irán y no ha podido ser.

La ciudad de Huelva vuelve a ser protagonista en su obra

Es cierto. La idea de Un ahorcado en el Colombino surge porque quería hacer una novela negra muy de Huelva. Veo que hay mucha novela negra característica en otras regiones, como en el País Vasco, como, por ejemplo, Dolores Redondo y su Trilogía del Baztán. Quería con mi novela conseguir también un escenario muy marcado, un escenario donde Huelva sea protagonista. Sí que hay una escritora, amiga mía, como es María Laso, ambienta sus obras en El Rompido (Cartaya), pero no conozco de autores que tengan a Huelva capital como protagonista. Mi anterior novela, Todas las muertes de la calle Rábida, tiene Huelva como escenario, y a los lectores les ha gustado esa ambientación en la ciudad. Por eso, quería hacer algo más radical, muy de Huelva. Y qué hay más de Huelva que el Recreativo, que es una seña de identidad. ¡Y Bien de Interés Cultural! Quiero que el lector de novela negra sepa dónde está Huelva. Uno podrá encontrar muchos sitios característicos de Huelva (el Mandala, el Conquero, calles, la Pensión La Vega de la avenida de Alemania...). He pretendido con este libro que sea una novela de Huelva para el mundo y, en este sentido, uno de mis objetivos es hacer protagonista a Huelva, a sus gentes, costumbres y lugares, y ubicarla en el mapa. Aquí Huelva es un personaje más. De hecho, he tenido cuatro ‘lectores cero’ de otras ciudades, como Bilbao, Madrid, Valencia…

¿Y cuáles han sido sus sensaciones?

Han sido muy buenas. De hecho, a una lectora, que es instagramer, que tiene 80.000 seguidores en Instagram, le mandé la novela, sin decirle que era mía. Ella me ha ayudado con el tema de la editorial, le he mandado manuscritos. Y cuando leyó la novela, me dijo una frase que se me quedó marcada: “Ya era hora de que mandaras algo bueno”. Me dio mucha alegría, porque ella no sabía que era mía la novela. Eso era lo que buscaba, que la gente fuera objetiva. Los otros lectores, escritores como Victor Claudín (que tiene más de 20 obras publicadas), también me ha dado una críticas muy buenas. Yo mismo me he sorprendido, aunque también es verdad que peco mucho de no tener esa autoestima, ese ego, que generalmente tienen los escritores. Esta novela, al menos, ha pasado esos ‘filtros’ con muy buena aceptación.

¿Editará Cosecha Negra Ediciones?

Claro, al final todo queda en casa. Había meditado enviarla a otra editorial, pero al final me dije que como la iba a cuidar yo, no la va a cuidar nadie. Y es tontería teniendo yo mi editorial, imprenta, correctores, diseño… La portada es obra de Domingo Carrasco, que ha hecho un trabajo excelente, porque representa muy bien el tono de la novela (Paseo de la Ría, el estadio Nuevo Colombino de fondo, el Muelle cargadero de Mineral, la bufanda a modo de soga…). Aparte, abajo aparece Huelva Noir, que es el sello que quiero poner en ciernes aquí y potenciar este año con autores y autoras onubenses del género.

¿Cuándo saldrá a la venta?

La novela saldrá el próximo 7 de marzo, fecha oficial en la que estará en librerías y en los principales canales de distribución. Y en esas fechas coincide con unas Jornadas de Novela Negra que vamos a celebrar en Huelva.

Puede decirse que es la cuadratura del círculo. Su novela se lanza en un momento idóneo

Las jornadas se celebran los días 8 y 9 de marzo. Van a ser las primeras que se celebren en Huelva. Ahí lo estamos peleando y moviendo, buscando respaldo, patrocinadores, gente que quiera abrazar este proyecto, que creo va a quedar bastante bonito, y va a ser la primera piedra de algo que se va a quedar en el tiempo, seguro. Y además tenemos el lujo de contar con la presencia de autores bastante afianzados en el mundo de la literatura y el género negro a nivel nacional, como son Toni Hill, Teresa Cardona, Men Marías (Carmen Salinas), Paz Velasco, Blas Ruiz Grau, David Galindo (finalista el año pasado del Premio Planeta con El Arpista) y autores también de Huelva como Mario Marín, o autores emergentes y con mucha proyección como Sergio Pérez, del País Vasco. También contaremos con Paz Velasco, conocida criminóloga, y que conocerán seguro quienes vean Cuarto Milenio. Benito Olmo también estará con nosotros, autor de una novela se llevó al cine el año pasado (La maniobra de la tortuga), y va a estrenar novela, que se lanza ahora en febrero, y presentará en estas jornadas. En definitiva, van a ser unas jornadas muy interesantes, van a merecer bastante la pena, y que van a acercar el género negro a Huelva.

Para quien no conozca a los autores que van a estar en las jornadas, ¿qué novelas recomendarías?

Desde Toni Hill, con su novela El último verdugo. También Lo que arrastra la lluvia, de Men Marías, que tiene un componente muy especial de drama social. El arpista, de David Galindo… De todos te recomendaría sus obras. Y también La iglesia de Judas, de Sergio Pérez, escritor del País Vasco que va a dar mucho que hablar en los próximos años, ya lo veréis.

Hablamos de las primeras jornadas, pero ¿nacen con la pretensión de convertirse en Festival?

Ésa es la idea. No hemos querido llamarlo festival, porque al uso es un día y medio. Y tampoco sabíamos qué apoyo iba a tener. Ahora, vemos viendo el apoyo y estamos muy ilusionados. La idea es que el año que viene sea el Festival de Novela Negra. Por eso, a pesar de los grandes autores que van a participar en estas primeras jornadas de marzo, nos lo hemos tomado como una experiencia o episodio piloto, y creo sinceramente que va a salir muy bien. Además, vamos a contar con dos personas de Cartagena Negra, Paco Marín y Antonio Parra, directores de ese festival referente, y que vienen a apadrinar y a colaborar en diferentes actos, como acompañando a los autores en la mesa. Nos han dado el visto bueno y han visto que tenemos un programa bastante bueno, y nos auguran mucho éxito, y viniendo de ellos, es mucho decir. Por otro lado, en las jornadas buscamos también la interacción del público. Para ello, a través de nuestra revista literaria, Semilla Negra –actualidad, temas de literatura relacionados con el género negro, etc.–, entregaremos un premio, que sería el Primer Premio de Literatura Semilla Negra, con dos finalistas, que serían Men Marías, y Blas Grau, con sus novelas Lo que arrastra la lluvia y Quebrantahuesos, respectivamente. La votación se realizará entre los lectores de la revista.

Nueva novela, la librería recién abierta, las jornadas pioneras de novela negra… ¿Estamos ante el mejor momento personal-profesional de Pedro J. Martín?

Podría decirse que sí. Todavía no hace un año, me dedicaba a otra cosa. Decidí dejar la fábrica para volcarme en lo que realmente me gusta, que es la literatura, montando una editorial especializada en novela negra, después la librería, y ahora promoviendo las I Jornadas de Novela Negra ‘La Gamba Negra’… Es una ruleta, sería como apostar todo a un color. Pero la verdad es que tengo muchas ganas, muchas ideas y mucha ilusión. Tengo mucha ilusión con mi novela, que salga bien adelante, que tenga aceptación, después de dos años sin publicar. Y tengo igualmente mucha ilusión por la buena marcha de la librería, la editorial, en la que seguimos trabajando muchísimo (este mes hemos lanzado cuatro libros nuevos y ahora en febrero esperamos otros dos o tres). Tengo la ilusión de que salga el festival, que tenga apoyo, poder demostrar que puede darse otro tipo de cultura en Huelva.


COSECHA NEGRA EDICIONES - https://cosechanegraediciones.es/