José Díaz y su familia ven la luz al final del túnel: "podrá morir dignamente"

undefined
photo_camera Bartolina, José y Sandra

La familia Díaz Pérez comienza a ver una luz al final del túnel. Según Sandra Díaz, hermana de José Díaz y portavoz de la familia, todo pareció volver a torcerse cuando tras años de lucha la avisaron desde el Hospital Juan Ramón Jiménez con la noticia de contar con médicos "objetores de conciencia".

La persona que debía encargarse tendría que ser un consultor neurólogo, del que no se disponía en el centro. Tras tantos intentos fallidos, Sandra volvió a quedarse en un "limbo" sin saber cual sería el siguiente paso para lograr que su hermano pudiera recibir la prestación de ayuda a morir. 

El 26 de marzo de 2020, José sufrió una intoxicación grave por ingestión de metanol provocando su ingreso en la UCI. Cuando despertó, los profesionales descubrieron que el joven que entonces tenía 31 años padecía de una necrosis cerebral que había causado la lesión permanente de las terminaciones nerviosas de su cuerpo. 

Quedó ciego y sin poder volver a hablar aunque en pleno uso de sus facultades mentales. En menos de dos años ha perdido movilidad hasta no poder permanecer de pie más de treinta segundos sin tambalearse. Además de la pérdida de la vista y el habla, José padece dolores constantes desde el momento en que despertó en el hospital. “Aplicamos parches de fentanilo para reducir un poco la intensidad del dolor, pero aún así no desaparecen. Permanecen por la noche y por el día”.

Bartolina (madre de José) y Sandra aún recuerdan el día en que José les comunicó que quería poner fin a su vida. Comenzaba entonces un largo camino con varios intentos de suicidio de por medio, que encuentra el principio de su final durante el día de hoy. 

Los medios de comunicación (nacionales y autonómicos) comenzaron a hacerse eco ante la impactante historia de la familia onubense, visibilizando la situación que padecían desde hace tres años. Finalmente, Sandra recibió la esperada llamada desde el hospital en la que le comunicaban que contaban por fin con un médico consultor: "¡para nosotros fue una muy buena noticia!", afirma.

"Esta mañana he recibido una llamada del centro de salud de La Orden diciéndome que el informe está hecho y que es favorable. Entre hoy y mañana llegará la Comisión de la Ayuda a Morir​. Una vez que llega la comisión, el presidente solicitará a los especialistas la valoración del caso de mi hermano para estudiar los informes y en unos 10 o 15 días nos darán la resolución".

"Estamos muy contentos aunque muy nerviosos por otro lado. Ha sido un camino largo y duro", cuenta emocionada. 

Más en La entrevista