Una onubense emprende una increíble aventura a Laponia para convertirse en ayudante de Papá Noel

undefined
photo_camera Clara Garrido y Papá Noel

Al otro lado del teléfono, la joven Clara Garrido (26) nos cuenta con toda naturalidad que se encuentran a -20 grados centígrados. No le importa, “me gusta el frío”, dice entre risas.

Viajera confesa, la onubense llegó a Laponia el pasado 30 de octubre “sola, sin conocer absolutamente a nadie y sin tener referencias”. Pero con la determinación de vivir una aventura en el extranjero un año antes de ponerse a estudiar las oposiciones para convertirse profesora de Lengua castellana y literatura.

undefined
Una cabaña en medio del bosque en Laponia

Entre cientos de ofertas de empleo en el extranjero, una vacante llamó especialmente su atención; decía literalmente: Se busca ayudante de Papá Noel en Santa Park. No lo pensó dos veces: echó el currículum, la entrevistaron y, pocas semanas después, hizo las maletas.

undefined
Santa Park

Un escenario completamente nevado, temperaturas extremas, y caras de Papá Noel por todos lados: esa fue la peculiar estampa con la que se encontró al llegar al aeropuerto de Rovaniemi, capital de la Laponia finlandesa. “Lo que más me impresionó al llegar fue ver todo decorado de Navidad”. Y es que este enclave es conocido por ser la residencia oficial de Papá Noel: “Aquí todo gira en torno a la Navidad; da igual que sea octubre o que sea agosto… Esa magia no se pierde vengas en la fecha que vengas”.

El gran reclamo turístico de la ciudad es Santa Park, donde Clara estará trabajando como ayudante de Papá Noel durante la temporada de Navidad. Construido en las profundidades de una cueva, el divertido parque dedicado a Santa Claus congrega a seres mágicos que acompañan a los visitantes en un viaje inolvidable al corazón de la Navidad.

undefined
La onubense Clara Garrido en el poblado de Papá Noel

Entre ellos, Clara interpreta en su trabajo a un misterioso ser que no puede desvelarnos. Lo dice expresamente una de las cláusulas de su contrato; de revelar la naturaleza de su personaje, se rompería la magia que envuelve un universo que disfrutan con ilusión los miles de niños que visitan cada día este parque temático.

Aunque más que un parque temático “es un parque de experiencias”. En el momento en el que se disfraza cada mañana, deja de ser humana para convertirse en un ser mágico, “y tienes que comportarte como tal, y mostrarte todo el tiempo contento para hacer la experiencia gratificante a las familias”, nos explica.

undefined
Clara Garrido en Laponia

Así, Clara comienza su jornada disfrazándose y maquillándose para interpretar al ser mágico que le asignen, emprendiendo cada día diferentes misiones navideñas. Unos días trabaja en el mundo mágico de las galletas; ayudando a pequeños “humanos” a decorar deliciosas galletas de jengibre; otros días, se encarga de expedir los certificados del Círculo Polar Ártico, o de ayudar a los visitantes a abrigarse antes de entrar en la sala del hielo, un espectacular espacio lleno de esculturas heladas.

undefined
Clara paseando por el paisaje nevado

A pesar de llevar tan sólo un mes allí, ya tiene la maleta cargada de anécdotas. Un día, trabajando en el parque, vio al famoso influencer Ceciarmy: “Lo reconocí cuando se puso el pasamontañas”, como suele ir caracterizado en redes. Pero, aunque lo reconoció, tuvo que hacerse la tonta: “Como personaje mágico, no los puedes tratar diferente, ni pedirles fotos”.

Otro día, mientras paseaba por el poblado de Papá Noel, se encontró por casualidad con un grupo de conocidos Tiktokers españoles que habían viajado hasta Laponia por un anuncio de Coca-Cola.

undefined
Clara con conocidos Tiktokers españoles

Y no solo influencers. Grandes futbolistas o personalidades mundialmente conocidas como las Kardashians han pasado por este mágico enclave que ha robado el corazón de la onubense.

Para terminar nuestra entrevista, le preguntamos qué echa de menos de Huelva y, sin dudarlo, responde que la comida. Aunque se ha aventurado a probar la carne de oso y la pizza de reno -que pide a domicilio-, “aquí la comida no tiene nada que ver”, asegura. El cuchareo, la tortilla de patatas y unas buenas croquetas, es lo que más echa en falta, “porque aquí de eso no hay nada de nada”, bromea.

undefined
Visitando la fauna de Laponia

De momento, no tiene billete de vuelta, “puede ser que enganche con otro contrato en el Bosque Secreto de Papá Noel”, otro parque más exclusivo adyacente a Santa Park.

Así, Papá Noel trabajará hasta pasado diciembre y seguirá precisando la colaboración de intrépidos ayudantes como ella, dibujando un universo concebido para ilusionar a grandes y pequeños.

undefined