Consiguen trasladar un enorme enjambre de abejas que se había instalado en el Palacio del Acebrón en Doñana

El mirador del Centro de Visitantes Palacio del Acebrón donde se había instalado el gran enjambre permanecía cerrado desde hace unos días por la presencia de estos insectos

Desde hace unos días el mirador del Centro de Visitantes Palacio del Acebrón ha permanecido cerrado al público ante la presencia de un gran enjambre de abejas que se había instalado en el castillete de la chimenea del edificio.

Según indican desde las redes sociales del Espacio Natural de Doñana, en la mañana del día de ayer, con la inestimable colaboración de Isabelo, un apicultor con colmenas en el Espacio Natural de Doñana, consiguieron trasladar la colonia a una colmena prefabricada para poder localizarla en un lugar más apropiado y seguro para las personas que visitan este equipamiento.

Destacan que el enjambre que se ha formado en un espacio muy corto de tiempo, ha resultado ser enorme, capturando más de 5 kilos de abejas.

Foto: Espacio Natural de Doñana

Para efectuar la operación, explican que se ha tenido que desmontar la parte superior de la chimenea, el sombrerete, para acceder al tubo de la misma y con la ayuda del humero, han localizado y capturado a la reina para pasarla a la nueva colmena, la cual la depositaron temporalmente cerca del edificio para que el resto de obreras que estén en el campo regresen a la misma y se acomoden.

A primera hora de hoy, antes de que la colmena se activase, el personal la ha sellado con todas dentro y el apicultor la reubicará en alguno de los asentamientos existentes en el área protegida.

Foto: Espacio Natural de Doñana

A pesar de que estos insectos pueden generar cierta alarma y hay que tener precaución con ellos, recuerdan desde el Espacio Natural, ya que tienen una función fundamental en la naturaleza, la de la polinización de las plantas, y sin ellos la reproducción de las plantas resultaría muy comprometida.

En un par de días, se podrá colocar el sombrerete de la chimenea y se dispondrán medidas para impedir que vuelvan a entrar. El apicultor ha limpiado la zona para quitar las feromonas que atraen a las abejas, "pero este poderoso olor puede persistir años", indican.