Desvelamos la identidad del Grinch de Corrales, el personaje navideño más popular de Huelva

Desde hace dos años, Daniel se pone en la piel del Grinch, uno de los personajes más fascinantes del imaginario navideño, creado por el escritor Theodor Seuss Geisel

undefined
photo_camera Daniel Nogales, el Grinch onubense/ María Tenorio

No odia la Navidad. No es verde. No es gruñón. No tiene afán de fastidiar la fiesta. Más bien, todo lo contrario. Daniel Nogales es la cara detrás del Grinch más conocido de toda la provincia de Huelva.

Vive en Corrales y, sí, su casa viene debidamente indicada en Google Maps como un consolidado punto turístico. Esta pedanía de Aljaraque, que en estas fechas se viste de luces, crea un escenario de película navideña que nada tiene que envidiar a la más taquillera comedia americana.

undefined
Casa del Grinch en Corrales/ María Tenorio

Desde hace unos años, los vecinos de Corrales se afanan por decorar sus casas con guirnaldas, cortinas de luces LED, esculturas iluminadas y seres mágicos que crean un universo de magia durante unas pocas semanas al año. Una tradición que comenzó durante el confinamiento, cuando los vecinos de la Calle Cumbres de los Milanos hicieron piña para decorarla.

El único problema era que mitad de la calle no estaba tan decorada como la otra, ya que el alumbrado no alcanzaba hasta su casa: "La mitad de la calle era Nueva york y, la otra mitad, la oscuridad total", explica Daniel. Fue así como, entre broma y broma, decidió convertirse en el Grinch, tematizando su casa de la base al tejado, para lo que ha invertido una buena cantidad en decorados llegados incluso de EE.UU.

undefined
Daniel y Melody frente a su casa / María Tenorio

Detrás de la decoración navideña de la casa están el propio Daniel -amante confeso de la Navidad- y su mujer Melody. "Llevo decorando la casa desde hace 12 años", aclara ella. Pero todo dio un giro cuando Daniel decidió comprarse un disfraz del Grinch hace un par de años y, "desde el año pasado, vienen las cámaras a casa", aclara su mujer.

La Casa del Grinch es una de las más aclamadas por los visitantes de esta calle de Corrales. Llegan de todas las comarcas de la provincia, y más allá: también desde Jerez y Sevilla, e incluso de Portugal y Madrid. Un reclamo turístico que se acentúa especialmente los fines de semana: "Este año se ha hecho viral... Llega el fin de semana y yo no puedo estar en casa", explica Melody.

undefined
El Grinch onubense/ María Tenorio

El Grinch onubense “trabaja” los viernes. Disfrazado junto a su hija de nueve años, recibe a los visitantes en la fachada de su casa en torno a las 18.30 o 19.00 horas, con un único objetivo: hacer que los niños se lo pasen bien. Aunque, como admite Daniel, "los niños vienen con un poco de miedo; se creen que el Grinch es malo, pero es una persona normal a la que le encanta la Navidad".

undefined
Daniel en la butaca donde recibe a los visitantes/ María Tenorio

Lejos de destrozar la decoración navideña de su entorno y robar los regalos para aguar las fiestas a todos los vecinos del pueblo, como haría el cínico personaje de la película, Daniel lo interpreta con gestos desternillantes, reparte golosinas, obsequia a los visitantes con pequeños regalos, y se hace fotos con ellos en una gran butaca roja que él mismo ha confeccionado con sus manos.

Su espíritu navideño va más allá de Corrales. Hace unos días, el Grinch onubense visitó el Hospital Juan Ramón Jiménez junto a su mujer Melody para trasladar la magia de Corrales a esos niños que, por circunstancias de salud, no pueden desplazarse a la casa del Grinch.

undefined
Hospital Juan Ramón Jiménez/ Facebook

Este simpático personaje regaló a los niños globos luminosos invadiendo de ilusión cada rincón del hospital. Una experiencia que no olvidarán: "te vas de allí con el corazón más grande todavía", explica su mujer.

Así, Daniel y su familia se han convertido en un auténtico icono de la Navidad onubense; al igual que el personaje, nos enseñan que la alegría y la celebración llegan de todas las maneras posibles. La Navidad se crea desde adentro y, compartirla con los demás, es el verdadero regalo.

undefined
Daniel vestido del Grinch/ María Tenorio