Sabina se queda "mudo" y suspende el concierto a la mitad

"No están viendo ustedes un buen concierto por mi parte hoy". Así lo advertía el propio Joaquín Sabina anoche en Madrid durante el recital que tuvo que concluir, apresuradamente, cuando solo había interpretado la mitad del repertorio previsto.

Ante un público atónito, el cantante jiennense abandonaba el escenario del WiZink Center porque se quedaba "totalmente mudo", en esta gira "interminable" y repleta de problemas de salud.

"Joaquín se ha quedado totalmente mudo y no va a poder seguir el concierto. Lo sentimos de todo corazón", aseguraba Pancho Varona, amigo y guitarrista del cantante, alrededor de las 23:20 horas, tras haber abandonado Sabina el escenario veinte minutos antes.

Posteriormente, desde su perfil en las redes sociales, Sabina también lamentaba lo sucedido: "Hay días que se cruzan los cables del corazón y la garganta".

Por su lado, José Navarro 'Berry', su representante, ha asegurado este domingo que el artista "se encuentra bien". "Se quedó sin voz –asegura- y directamente prefirió parar el concierto; se fue a dormir muy triste".

Navarro ha anunciado que en los próximos días, tras pasar por el médico especialista, se decidirá sobre los cuatro conciertos que quedan de su gira "Lo niego todo".

Según Navarro, después de que los médicos vean a Sabina "trataremos de ver qué es lo mejor, porque tras el accidente grande de ayer lo que no se puede es estar al filo de la navaja".