Beas vive intensamente su tradicional Clarines Chico este fin de semana

Dicho evento se viene realizando en la localidad de Beas, como acción de gracias porque el terremoto de 1969 año no causó daño alguno a los habitantes del pueblo, causando desperfectos solo en la ermita
photo_camera Los jóvenes han plantado un árbol junto a la ermita. Foto: Ayuntamiento de Beas

Este fin de semana, 24 y 25 de febrero, la Hermandad de Nuestra Señora de los Clarines, celebra el tradicional Clarines Chico, o romería chica, que desde 1969 se viene realizando en la localidad de Beas, como acción de gracias porque el terremoto de dicho año no causó daño alguno a los habitantes del pueblo, causando desperfectos solo en la ermita.

Virgen de Clarines

Clarines Chico comenzó el sábado a las 10 de la mañana con una peregrinación del simpecado de la Hermandad desde Beas hacia Clarines por el conocido como Camino de los Huertos, un camino precioso entre prados verdes salpicados de viñas y olivares.

La comitiva se compone de romeros a pie, que eran la mayoría, caballos y carros tradicionales. A las 12 horas, por el camino, se rezó el Ángelus en el paraje conocido como la Pizarrilla. La llegada a Clarines fue sobre las 14 horas, donde se rezó la Salve en la ermita. A las 21 horas se llevó a cabo el rosario de velas alrededor de la Ermita.

Traslado del simpecao
Traslado del simpecao

Hoy domingo, día 25, a las 12 de la mañana se ha celebrado la Misa de Acción de Gracias. La misa ha estado oficiada por el párroco de la localidad, don Juan Luis Vázquez Moreno y estuvo cantada por el coro Virgen de los Clarines. A dicho acto religioso acuden muchas hermandades de pueblos vecinos a rendir homenaje a la Virgen de Clarines.

Igualmente, y durante la misa, se ha ha impuesto la medalla de la hermandad a los quintos y quintas, que son los jóvenes que cumplen 18 años. La tradición de los quintos se remonta a la época en que los chicos hacían el servicio militar, y se reunían para despedirse del pueblo cantando por las calles con el tradicional palillo, adornado con cientos de lazos y bolas rojos y amarillos, lazos que regalaban a las chicas como recuerdo antes de marcharse. Aunque ya no se hace el servicio militar, la tradición se conserva, y se ha ampliado también a las chicas que cumplen la mayoría de edad.

Jóvenes
Jóvenes

Los quintos regalaron a la Virgen unos pendientes, además de haber plantado un árbol en el recinto de la ermita, en colaboración con el Ayuntamiento de Beas, quien descubrió una placa conmemorativa del evento.

La jornada del domingo termina con reuniones en las casas de Clarines donde la gente comparte y disfruta de una gran jornada de convivencia.

Placa conmemorativa
Placa conmemorativa