La provincia de Huelva acoge a un centenar de niños saharauis para disfrutar de unas 'Vacaciones en paz'

Los pequeños estarán lejos del desierto, donde en verano se superan los 55 grados de temperatura y no cuentan con medios para combatirlo

Una de las familias de acogida recibiendo a una niña saharaui.
photo_camera Una de las familias de acogida recibiendo a una niña saharaui.

Después de un largo viaje, los niños y niñas saharauis comenzaron este lunes sus vacaciones con las familias onubenses de acogida, que esperaban impacientes su llegada en el Estadio Iberoamericano Emilio Martín.

Desde allí partieron a los treinta municipios participantes del programa que se lleva a cabo con la colaboración de la Diputación de Huelva.

En el punto de bienvenida estuvieron presentes la vicepresidenta de la Diputación, Rocío Moreno, junto al presidente de la Federación de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui en Huelva, Luis Cruz, para recibir junto a las familias a los pequeños, procedentes de los campamentos.

La vicepresidenta de la Diputación, Rocío Moreno, ha participado también en el recibimiento a los niños saharauis.
La vicepresidenta de la Diputación, Rocío Moreno, ha participado también en el recibimiento a los niños saharauis.

Desde hace más de 30 años los refugiados saharauis sobreviven en campamentos que se ubicaron de manera provisional en la región de Tindouf, en el desierto del Sahara, a la espera de que se solucione el de forma definitiva el conflicto que los enfrenta con Marruecos y poder volver al Sahara Occidental.

Tras un largo viaje, los pequeños de entre 6 y 9 años llegaron cansados acompañados por la coordinadora del programa, Guadalupe Camacho, además de un grupo de voluntarias.

Las familias de acogida, un apoyo fundamental

Los niños y niñas saharauis han sido recibidos entre aplausos y lágrimas de emoción como las de una vecina de Niebla, Juana, que acogió a su primer niño de acogida hace más de veinte años “y estoy loca porque vengan, aunque luego nos de mucha pena cuando se van”. Este año espera junto a sus nietas, “una niña”, que como todos los que ha conocido “nos dan mucho cariño y es una suerte tenerlos con nosotros”.

Por delante les esperan dos meses de convivencia con sus familias de acogida, “visitas a la playa, al campo, a parques acuáticos…”. Hasta lo más sencillo, “como una hamburguesa es un lujo para ellos, porque allí no tienen ni lo más básico”, relata un padre de acogida.

Durante su estancia, los menores recibirán una atención y alimentación a la que difícilmente tienen acceso durante estos duros meses de verano en pleno desierto, con temperaturas que pueden alcanzar los 50 grados. También tendrán revisiones médicas, actividades de ocio y sobre todo el cariño de las familias de acogida, para que estos niños y niñas pasen un verano inolvidable.

Los niños reciben el cariño de sus familias de acogida.
Los niños reciben el cariño de sus familias de acogida.

La acogida por parte de familias onubenses de los niños y niñas saharauis en los distintos municipios de la provincia de Huelva tiene como objetivo primordial sacar a los pequeños del desierto, donde en verano se superan los 55 grados de temperatura y no hay medios para combatir esas condiciones extremas. Los pequeños disfrutan del verano y de todas las actividades que se celebran en nuestros pueblos, pero sobre todo reciben el cariño de las familias, en las que conviven como un miembro más durante los dos meses.

Apoyo de la Diputación de Huelva

La Diputación de Huelva, a través de su Servicio de Cooperación Internacional lleva mas de veinte años contribuyendo tanto a este programa humanitario como al complementario ‘Caravana por la Paz’, gracias al cual toneladas de alimentos no perecederos, medicamentos y medicinas se envían cada año a los campamentos de Tindouf (Argelia), para paliar la situación de deficiencia alimentaria de las familias refugiadas.

De ambos proyectos, el más importante es del de ‘Vacaciones en Paz’, ya gracias a él miles de menores saharauis han sido acogidos por familias de la provincia de Huelva en los últimos años. El apoyo se gestiona mediante un convenio de colaboración por un importe de 35.000 euros. La mayor parte de esa financiación se destina por parte de la Federación al pago de los gastos generados por la llegada de las niñas y niños a la provincia de Huelva.