Crean una red provincial de taxis adaptados a personas con discapacidad

Las casi 25.000 personas de los municipios de la provincia menores de 20.000 habitantes que sufren algún tipo de discapacidad son las beneficiarias potenciales del proyecto de creación de una red provincial de taxis adaptados a personas con movilidad reducida, que la diputada de Bienestar Social, Aurora Vélez, ha presentado hoy, junto a la directora del Área de Negocio de Caixabank en Huelva, Rocío de la Cinta Pizarro; la presidenta de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) en Huelva, Rocío Pérez; la alcaldesa de San Juan del Puerto, Rocío Cárdenas; y el taxista sanjuanero Francisco Jesús Mántaros, primer profesional del sector que se ha unido a esta red.

La diputada, que ha calificado al proyecto como “social e integrador”, ha explicado que la eliminación de las barreras de movilidad contribuirá a que estas personas “puedan participar de forma plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía”. También, que el proyecto se iniciará en los municipios cabeceras de cada una de las 9 zonas de trabajo social de la provincia, estando abierto al colectivo de taxis interesados de estos municipios. El índice de licencias de taxis en toda la provincia se sitúa en 453, reduciéndose a 126 en los municipios menores de 20.000 habitantes.

Aurora Vélez ha agradecido a los Ayuntamientos y entidades colaboradoras su “contribución esencial” para la creación de esta red provincial, ya que Fundación “la Caixa”, a través de Cocemfe, financiará con 2.500 euros la adaptación de cada vehículo.

Según la diputada, el proyecto también tiene como objetivo facilitar a los Ayuntamientos el cumplimiento del Real Decreto sobre Accesibilidad y No Discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad, que establece que en todos los municipios los Ayuntamientos promoverán que al menos un 5% de las licencias de taxis correspondan a vehículos adaptados.

La responsable de Bienestar Social ha encuadrado esta nueva iniciativa en el resto de programas y actuaciones que Diputación viene desarrollando para la atención al colectivo de personas con discapacidad, como son entre otras, el Servicio de Atención a la Dependencia y los Grupos de Apoyo a Cuidadores de Personas Dependientes.

El resto de personas intervinientes también han resaltado el carácter de integración social de este proyecto, en el que los Ayuntamientos son los encargados de sensibilizar al colectivo de taxistas de sus respectivos municipios.

El total de personas con discapacidad física y sensorial en las 9 zonas de trabajo social de la provincia es de 24.791. De ellas 2.129 corresponden al Andévalo, 4.562 al Cinturón Agroindustrial, 2.247 al Condado Norte, 3.004 al Condado Sur, 3.842 a la Costa, 2.714 a la Cuenca Minera, 2.661 a Ribera del Tinto, 1.877 a la Sierra Este y 1.755 a la Sierra Oeste.

Estar dotado de un habitáculo que permita viajar al pasajero de frente o de espaldas al sentido de la marcha, nunca transversalmente; disponer de un respaldo con reposacabezas fijo, así como de anclaje para una silla de ruedas y cinturón de seguridad de al menos tres puntos de anclaje para el ocupante, son algunos de los criterios imprescindibles para que un vehículo pueda ser considerado taxi accesible.

Otras consideraciones se relacionan con la facilidad a la hora de ofrecer información en diferentes formatos (braile, caracteres ampliados, lectura fácil...) y a la aceptación en el vehículo de perros-guía y de asistencia que estén debidamente identificados.

En aras al principio de normalización, se excluyen de la consideración de taxis adaptados los vehículos tipo furgoneta o todo-terrenos, que por sus características dimensionales pueden cumplir algún requisito técnico pero no responden al criterio fundamental de normalización.