Galaroza tendrá su historia sobre la década de los años treinta

Tras numerosas investigaciones realizadas a lo largo de los últimos cuatro años, el trabajo de Antonio Fernández Tristancho sobre la historia de Galaroza durante la década de los Treinta del siglo pasado será publicado en forma de libro. La iniciativa correrá a cargo del Comisionado para la Memoria Democrática de la Diputación Provincial de Huelva, que ha programado esta edición dentro de sus colecciones bibliográficas para 2022.

Tristancho lleva muchos años sacando del olvido pasajes históricos de la vida cachonera, pero fue en 2018 cuando se dedicó plenamente a la década de los Treinta, recopilando datos del archivo de la Asociación Cultural Lieva, de la que es presidente. Estas y otras informaciones le han servido para atesorar cientos de documentos y fotografías referidos a los años que significaron esperanza, cambios, inestabilidad y también tragedia para la localidad.

Precisamente, el autor quiere que su trabajo abarque distintos ámbitos de la vida cachonera en aquel tiempo. Por ello, no será un libro exclusivamente de Memoria Histórica relacionada con los sucesos de la Guerra Civil española, sino que se extenderá a estadios como la cultura, la sociedad, la actividad institucional o la vida de los vecinos y las vecinas.

La tarea ha sido posible después de realizar un completo trabajo que incluye la búsqueda de documentos de la década de los años treinta en archivos públicos y privados, la detección, identificación, selección y escaneo de documentación, la sistematización y catalogación de documentos, la consulta en hemerotecas para conocer noticias periodísticas, las conversaciones con vecinos para detectar experiencias y otros documentos, sobre todo fotografías para que pudieran incorporarse al proyecto, o el análisis de diversos ámbitos de la vida de Galaroza durante los años 30.

Entre los contenidos que se van a incorporar destaca la labor del Ayuntamiento republicano de Galaroza desde 1931 a 1935, que ha sido descubierta, escaneada y analizada en profundidad; recortes de hemeroteca procedentes de diarios como el Odiel, ABC, La Vanguardia o El Sol; el dinamismo social de la época, cifrado en instituciones como el casino de la Unión Recreativa, la Sociedad de Socorros Mutuos ‘La Alcancía’ o el Club Deportivo Cachonero, entidades emblemáticas de las que se reconstruirá parte de su historia; la acción cultural y educativa de la época, el anticlericalismo y, en general, la reseña de unos años difíciles en muchos aspectos.

En este recorrido no podía faltar la alusión al estallido de la Guerra Civil y la represión posterior, con referencias a los expedientes carcelarios de los procedimientos instruidos por el Consejo de Guerra Permanente de Huelva desde 1937 en adelante; datos de diversos autores, destacando la recuperación del trabajo ‘Purgatorio ensangrentado’, de Eliecer Domínguez; la reconstrucción de historias personales y familiares que sufrieron persecución y muerte tras 1936, y un sentido alegato en favor de la recuperación de la dignidad y la reparación para las víctimas.

Algunos de estos datos ya se han dado a conocer en los últimos años, a través de diversos medios de comunicación y también de conferencias y boletines culturales como ‘La Regaera’, pero será la primera vez que aparezca todo compilado y sistematizado.

En definitiva, el trabajo de Antonio F. Tristancho reconstruye las pequeñas historias de Galaroza durante los años Treinta del siglo XX, con especial incidencia en el contraste entre la esperanza que conllevaron los cambios políticos a la mayoría de la población y la tragedia del conflicto bélico que supuso la fractura de la sociedad cachonera.