La Península Ibérica, cuna del turismo eno-gastronómico entre el Viejo y el Nuevo Mundo

La iniciativa surge de la Organización Mundial del Enoturismo OMET como facilitadora de puentes internacionales a favor de posicionar en los mercados destinos e iniciativas de alto alcance, y cuenta con los apoyos de la Academia Iberoamericana de Gastronomía para su proyección en el Nuevo Mundo, de la Cámara de Comercio Hispano-Lusa para la coordinación entre empresas, y de la plataforma de reservas del enoturismo mundial EnoWineClub para la comercialización.

“El proyecto binacional es un claro ejemplo del hermanamiento entre las Asociaciones Española (AEE) y Portuguesa (APENO) de Enoturismo. Dos países que comparten geografía y hospitalidad, y que ahora se unen para potenciar y destacar conjuntamente su gran riqueza patrimonial Historia, Arte y eno-gastronomía”, señala José Antonio Vidal, Presidente CEO de la Asociación Española de Enoturismo (AEE) y de la Organización Mundial del EnoTurismo (OMET).

“Los empresarios y los actores del sector público estamos obligados a ser solidarios entre nosotros y con la comunidad, cooperando en acciones que aporten desarrollo socio-económico a los destinos y sus residentes, así como satisfacción a los consumidores”, afirma el presidente. El producto turístico será diseñado por un equipo de turoperadores hispano-luso y comercializado internacionalmente.

“Toda la frontera hispano-lusa (La Raya-A Raia) con sus 17 provincias desde la desembocadura del río Miño-Minho hasta la del río Guadiana, cuenta con todos los recursos turísticos necesarios para la creación de oferta de calidad en torno a la ‘Ruta del Vino más Larga entre dos países de la Unión Europea’, con más de 1.215 kms”, constata Vidal.