SATSE denuncia en Inspección de Trabajo “la nefasta gestión con los usuarios en los centros de salud”

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Huelva ha interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo ante la falta de solución ya advertida previamente por este Sindicato, en reunión mantenida con el Director-Gerente D. Antonio Ortega Carpio, con respecto a cómo se está abordando el acceso de los pacientes en los centros de Atención  Primaria de los distritos de Huelva-Costa y Condado-Campiña.

Tal y como alerta SATSE, es el personal de Enfermería el que se está encargando de controlar el acceso de los pacientes a los centros de salud,  función que se está desarrollando sin haber existido una evaluación de riesgo previa en cada uno de los puestos de trabajo ni de las condiciones de trabajo, haciéndolo, en las puertas de los centros sin infraestructuras adecuadas y sin garantizar la seguridad de los profesionales.

Además, los profesionales de enfermería se están viendo obligados a desarrollar este tipo de laborales administrativas que no forman parte de sus funciones, teniendo incluso que soportar agresiones verbales ante el nerviosismo de muchos pacientes que esperan en las puertas de los centros de salud sin infraestructuras igualmente adecuadas para combatir las altas temperaturas de esta época estival.

Desde SATSE se reivindica que el acceso de los pacientes a los centros lo realicen otros profesionales, siendo las enfermeras y enfermeros los que tienen que encargarse de otras funciones propias a su categoría, como es la clasificación de los pacientes atendiendo a su nivel de gravedad y una vez que superado el acceso al centro en cuestión.

De esta manera, el Sindicato ha puesto en conocimiento de la Inspección de Trabajo que se está cometiendo una vulneración de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y se ha solicitado una investigación de los hechos para lograr que se solucione esta situación tan frustrante e incompetente que se ha impuesto a los profesionales de Enfermería.

SATSE concluye pidiendo que se adopten las medidas pertinentes a fin de garantizar los derechos individuales y colectivos de los profesionales de Enfermería, así como del resto de la población, ante la alarmante crisis sanitaria  por la que se atraviesa.