Temperaturas de hasta 41 grados en Aracena, Condado y Andévalo

La Agencia Estatal de Meteorología ha activado el aviso naranja en en las zonas de Aracena, Andévalo y Condado, donde se esperan temperaturas máximas de 41 grados. En Huelva capital se esperan máximas de 34 grados y una humedad relativa de hasta el 75%.

En la Costa de Huelva las temperaturas serán algo más ligeras con unas máximas que oscilarán entre los 29 y los 32 grados. Las temperaturas volverán a ir en ascenso durante el fin de semana hasta llegar a los 37 de máxima el próximo lunes.

Resto de provincias

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) activa para hoy viernes aviso rojo por temperaturas de hasta 44 grados en la Campiña cordobesa y en las comarcas jienenses del Valle del Guadalquivir y Morena y Condado, entre las 12.00 y las 20:00 horas, según informa el servicio de emergencias 1-1-2, adscrito a la Consejería de Justicia e Interior de la Junta.

AEMET también activa el aviso naranja, en la misma franja horaria, para las provincias de Granada (Cuenca del Genil, Guadix y Baza) y Córdoba (Sierra y Pedroches y Subbética cordobesa), donde pueden alcanzarse los 43 grados. El aviso también será naranja en la Campiña y en las Sierras Norte y Sur sevillanas, en las comarcas de Cazorla y Segura, Capital y Montes (Jaén) y en la Campiña gaditana.

La Agencia Estatal prevé, también entre las 12:00 y las 20:00 horas, aviso amarillo por calor en la zona de Nacimiento y Campo de Tabernas (Almería), así como en las comarcas de Antequera y Ronda (Málaga), Grazalema (Cádiz) y Sierra Nevada y Alpujarras (Granada), con temperaturas máximas de 38 grados.

Recomendaciones ante las altas temperaturas

Las altas temperaturas que se dan en verano en Andalucía pueden suponer un riesgo para la salud, por ello Emergencias 112 Andalucía recomienda una serie de conductas para prevenir posibles efectos negativos asociados al calor.

Los niños, mayores y enfermos son las personas más sensibles ante las subidas de temperatura. Hay que prestarles una especial atención, ya que su capacidad de adaptación a los cambios climáticos es inferior, por lo que corren más riesgo de sufrir deshidratación o un golpe de calor.

Se deben evitar, en la medida de lo posible, las salidas y las actividades en las horas de más calor, como el deporte, la jardinería, el bricolaje, etc. Si hay que salir a la calle, hay que buscar la sombra y siempre protegidos por ropa ligera, amplia y de color claro, sombreros, gafas de sol y crema de alta protección solar.

Hay que beber lo más posible, incluso sin sed. La mejor bebida es el agua, a temperatura ambiente, no demasiado fría. Los zumos de fruta, la leche, o sopas frías como el gazpacho nos ayudan a estar bien hidratados. No se deben consumir bebidas alcohólicas. El alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración.

En casa, es aconsejable cerrar bien las ventanas, cortinas y persianas cuando la temperatura de la calle sea superior a la del interior y abrir por la noche para facilitar el paso del aire. También se debe usar el ventilador o el aire acondicionado y, si no se tiene, permanecer en las estancias más frescas de la casa. Otra buena opción es tomar baños o refrescarse la piel habitualmente para reducir la temperatura del cuerpo.

Si vamos a desplazarnos en coche, no dejar nunca a nadie (tampoco a las mascotas) en el interior de un vehículo cerrado, ni siquiera un momento.

En caso de cualquier emergencia, llamar siempre al teléfono 1-1-2, un servicio público, gratuito, disponible las 24 horas, los 365 días del año.