Tráfico pone en marcha una campaña de control del consumo de alcohol y drogas entre los conductores

La Dirección General de Tráfico pone en marcha desde hoy lunes una nueva campaña especial de control del consumo de alcohol y drogas entre los conductores, que se extenderá hasta el 17 de diciembre, en la misma participarán la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, en adelante ATGC, y las policías locales de los ayuntamientos que decidan sumarse voluntariamente a la misma.

La ATGC realizó 91669 controles de alcoholemia en 2022 de los que 1222 resultaron positivos(1,33%) y 1317 de drogas con 152 positivos(57%).

La campaña llevada a cabo del 5 al 11 de diciembre del año pasado concluyó en las carreteras de la provincia de Huelva con 1578 controles de alcoholemia, de los que 20 resultaron positivos (1,26%) y 33 controles de drogas con un resultado de 25 positivos. En esta campaña participaron los Ayuntamientos de Almonte, Aracena, Hinojos, la Palma del Condado y Lepe.

Como datos de interés en la provincia de Huelva, en el año 2022 fallecieron en las carreteras de la provincia 21 personas en 19 siniestros mortales de tráfico y 46 resultaron heridas graves ( datos provisionales a 24 horas). En vías urbanas fallecieron dos personas y 20 resultaron heridos de gravedad.

El aumento de los controles preventivos aleatorios, según explica la DGT, es uno de los factores que está favoreciendo un cambio de comportamiento entre los conductores, hasta el punto de que el porcentaje de positivos en controles de alcoholemia ha descendido en el último decenio a nivel nacional. No obstante, el objetivo es su descenso según lo establecido en la Estrategia de Seguridad Vial 2030, que identifica tolerancia cero con los comportamientos de mayor riesgo.

Por todo ello, la presente campaña de control y vigilancia es esencial para con tribuir a reducir estas actitudes que ponen en riesgo la circulación de otros vehículos, de su vida propia y la de otros.

Ante estos datos, la campaña de vigilancia y control que se va a llevar a cabo a partir de hoy va a prestar de nuevo especial dedicación a las inspecciones aleatorias del consumo de drogas, que tienen unos efectos más prolongados que el alcohol y unas secuelas mayores.

En este objetivo, la labor que desempeña los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil resulta crucial e imprescindible, así como la colaboración de las policías locales que se suman a esta campaña, especialmente los fines de semana y en determinados lugares donde la existencia de locales de ocio actúa como reclamo para los conductores más jóvenes.

En definitiva, el objetivo principal es evitar que los conductores que hayan ingerido estas sustancias o alcohol se pongan al volante.