Triunfo apoteósico de Enrique Toro que se trae de Niebla dos orejas y rabo

Más de medio millar de sanjuaneros y sanjuaneras se desplazaron el pasado sábado a la ciudad vecina de Niebla para arropar al novillero Enrique Toro. El Ayuntamiento facilitó el transporte con un autobús dando varios viajes a diferentes horas.

Las alcaldesas Rocío Cárdenas y Laura Pichardo han copresidido este festejo donde por encima de todo han puesto en valor la jornada de convivencia y hermanamiento entre los pueblos vecinos. Algunos paisanos han podido conocer incluso turísticamente la ciudad amurallada.

Ya en los aledaños de la Plaza, la Hermandad Sacramental de San Juan Bautista ha dispuesto de un servicio de barra con un potaje de garbanzos incluido que han podido degustar los numerosos asistentes pese a la jornada calurosa que ha hecho este sábado de pasión que pudieron mitigar con la amenización de un grupo musical.

En lo puramente taurino, con el tercero de Prieto de la Cal, ‘Carasucia’, Enrique Toro dio un buen saludo capotero con temple a la verónica rematando con una media muy vistosa. Gran ovación. Ya con la muleta estuvo bien en la primera serie con la derecha con buena colocación y temple, pero el novillo acusaba falta de fuerzas cayéndose. En la siguiente hubo embiste descoordinado flojeando de los cuartos traseros. Novillo lastimado tal vez de un derrote que diera en el burladero. No había nada que hacer, el público quería abreviar y entraría a matar. Mala suerte. Estocada a la primera y el novillo dobla; Enrique recibe una gran ovación del respetable con saludos y a esperar el siguiente.

En su segundo pase, con ‘Abusón’, el joven sanjuanero mostró la destreza taurina que atesora. Salió el último de Manuel Ángel Millares al capote de Enrique, éste lo sujeta en el centro del ruedo y le da unos pases muy templados ganándole terreno al astado. Brinda la faena a la alcaldesa. Buen inicio por abajo sometiendo a un novillo encastado y con genio. Se va al centro y empieza con la derecha en una buena serie. Sigue con la derecha el novillo va a más y la faena va creciendo. Se cambia la muleta a la izquierda y la faena mantiene el nivel. Gran serie con la izquierda rematada con un enorme pase de pecho que pone la plaza en pie. Termina la faena con adornos finales y unas espectaculares manoletinas. Entra a matar, estocada a la primera, el novillo dobla pero el banderillero lo levanta pero el público no se enfría. Se vuelve a echar pero ésta vez acierta el puntillero y la plaza es un clamor. Dos orejas y rabo para Enrique Toro y vuelta al ruedo al excelente novillo de Millares. Otro triunfo apoteósico. Que siga la racha y a esperar la próxima que esperemos no tarde mucho.