Detenido un menor tras dar una paliza mortal al hombre que mató a su padre

El trágico suceso se registró recientemente en Rociana del Condado
Guardia Civil
photo_camera El presunto agresor está en busca y captura

(Actualización) Un menor de 17 años de edad ha sido detenido tras propinar presuntamente a una paliza mortal, en Rociana del Condado, al hombre de unos 75 años de edad que estaba acusado de matar a su padre tras un disparo de escopeta en el año 2020.

Los hechos, según ha podido confirmar Huelva Hoy a través de fuentes solventes, sucedieron el pasado 29 de febrero en una farmacia de la localidad.

Aunque en un principio se apuntó que el joven se encontraba en busca y captura, finalmente desde la Fiscalía de Menores se ha señalado a esta Redacción que fue puesto a disposición de la misma el pasado 6 de marzo.

Dicha Fiscalía, de igual modo, decretó su internamiento en un centro cerrado, que es donde se encuentra en estos momentos.

Por su lado, la víctima falleció a causa de la gravedad de las lesiones que padecía tras las lesiones.

Se da la circunstancia de que, aunque la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmó la sentencia de la Audiencia Provincial de Huelva que condenó a 15 años de cárcel al fallecido, este hombre cumplió apenas un año de la misma.

El fallecido, en concreto, estaba acusado de matar a un varón en un huerto de su propiedad al "sospechar" que había entrado en dicho lugar a robar. Tras la vista oral, un jurado popular emitió un veredicto de culpabilidad.

Entonces, la Audiencia onubense declaró probado que los hechos tuvieron lugar sobre las 14,30 horas del día 5 de mayo de 2020, cuando el acusado se encontraba "escondido y armado con una escopeta" en un paraje de Rociana del Condado donde tiene un huerto de su propiedad cercado por una valla de dos metros y medio de altura, el cual "había sido objeto de sustracciones de frutas y otros productos con anterioridad", siendo su finalidad vigilar el mismo.

En este sentido, el condenado "tenía sospechas de que el autor de las sustracciones" era el finalmente fallecido y de que "algunos días se acercaba sobre esa hora a la parcela", por lo que "se apostó escondido y armado con una escopeta en las inmediaciones de su parcela".