Los narcos tirotean e inutilizan el sistema de vigilancia que detecta las narcolanchas en la Costa de Huelva

Un grupo de personas realizaron en la tarde de este domingo varios disparos contra las instalaciones del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Guardia Civil en la provincia de Huelva con la finalidad de dejarlas inutilizadas y así, de este modo, impedir que puedan detectar la llegada de narcolanchas por el litoral.

Así lo ha denunciado este lunes Independientes Guardia Civil (IGC), que ha destacado que se trata de una de las "principales armas" con que cuenta la benemérita en su lucha contra el narcotráfico, "por lo que entendemos, que este ataque simultaneo a dos de estas instalaciones en puntos distintos, es obra de las bandas de narcotraficantes, que ante la falta de medios materiales y personal en la costa occidental de Huelva y la presión, a la que se están viendo sometidos especialmente en la zona de Cádiz, han decido trasladar sus acciones a una provincia mucho menos vigilada".

Dicha organización explica que los agentes que salieron a cubrir el aviso del Puesto Principal de Isla Cristina, tuvieron que hacerlo en un vehículo de paisano, ya que no había coches bicolor disponibles.

Dichos efectivos, "sufrieron un accidente durante el trayecto para cubrir el aviso por el tiroteo, al ir en un vehículo no rotulado y sin prioritarios, además presentaba en el cuadro de averías fallo en el ABS, lo que propició aún más el trágico suceso, motivo por el que han tenido que ser asistidos en el centro médico y causar baja para el servicio, a consecuencia de las lesiones, quedando 'siniestro' el vehículo en el que viajaban".

Según recuerda IGC, "hace aproximadamente un año, denunciamos el mal estado de los vehículos en la provincia, con más de 500.000 kilómetros y 10 años en servicio la mayoría de ellos, la escasez de los mismos y en particular la falta de vehículos mampara. Ante la falta de estos vehículos, el pasado 4 de noviembre en Lepe, una agente sufrió una brutal agresión en el interior del vehículo policial, donde un detenido la emprendió a golpes durante el traslado, ante la falta de mamparas protectoras en el vehículo".

"Desde IGC denunciamos -añade- que estos hechos, se suman a otros muchos acontecidos en la costa onubense, siendo actualmente uno de los principales escenarios del tráfico de drogas a nivel nacional. La falta de medios tanto materiales como de plantilla en la provincia de Huelva se agudiza cada vez más, ya que viene siendo habitual, que una sola patrulla deba cubrir núcleos de población con más de 50.000 habitantes, tal es el caso de Lepe, Isla Cristina, Cartaya o Ayamonte, sin medios apropiados y ante el claro aumento de inseguridad provocado por las bandas de narcotraficantes, que ven la provincia como un nuevo coladero".

Y concluye recordando que "solicitamos que de una vez por todas, se declaren Zonas de Especial Singularidad a aquellas que tanto por presión migratoria como por el narcotráfico y otros aspectos sociales, estén sufriendo un repunte exponencial en la comisión de delitos de este tipo, para dotarlas con más personal y mejor material, así como un complemento retribuido de peligrosidad, de lo contrario, este tipo de acciones no dejarán de aumentar, por lo que instamos al Ministro del Interior y a la Directora General, a que realicen y coordinen un plan de acción efectivo ante ésta grave problemática".