Firmas

Autobús LGBTfobia

Vivimos en la sociedad de la comunicación y de libertad de expresión. La personas, tenemos ideas, convicciones, creencias, vivencias, pensamientos e ilusiones que conformadas ,a lo largo de la vida, nos permiten teóricamente, opinar de una manera más o menos sensata, más o menos acertada, ante una noticia que ha ocurrido.

Diariamente recibimos noticias y también opiniones. He ahí donde empieza el problema. Muchas personas no sabemos discernir entre noticia y opinión. Tratando la primera como segunda y viceversa. Ello nos cierra la mente y cuando lo compartimos nos lleva a enfrentamientos y discusiones inútiles.

Un suceso o un hecho, es algo que se ha ejecutado, que ha sucedido; sin creencias o juicio del periodista que la difunde; es demostrable y está redactado de forma univoca.

Una opinión, manifiesta el análisis personal del autor, resultado de la emotividad o interpretación propia de una noticia. A diferencia de la noticia, la opinión tiene diferentes creencias o juicios, sobre un mismo hecho.

Estos días circula por las calles de Madrid -y más adelante lo hará por otras provincias-un autobús propagandístico de una plataforma ultra-católica con el lema ‘Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen’. Y no sería un hecho con polémica, si no viniese acompañada de la opinión de que: la identidad sexual de un niño está invariablemente relacionada con sus genitales de nacimiento, que no admite variación y que la transexualidad se puede adquirir con enseñanzas, campañas o premios a la tendencia.

En enero, una asociación vasca pone en marcha una contra-campaña publicitaria en marquesinas de paradas de autobús, con el lema ‘Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo’.

Opiniones al respecto habrá miles y diferentes. Pero no puede haber discrepancias ante el hecho biológico de que la naturaleza crea cuerpos de niño gobernados por una mente con sentimientos e inclinaciones femeninas y cuerpos de niñas, con un cerebro que no se identifica con la morfología del varón en el cual está instalado.

¿Donde está el problema? En que ambas plataformas están hablando de un hecho y, como tal, demostrable, que una niega y la otra confirma. Además se están mezclando hechos y opiniones en el debate; eso confunde a los ciudadanos. ¡Imagínense a los niños que lo vean y pregunten por ello!.

Siempre se ha dicho que una persona con información es una persona con opinión . Hay que informarse, hay que hablar con cordura y fundamentos, sin premisas ideológicas, sobre el hecho irrefutable y poco conocido, de la transexualidad infantil.

“El prejuicio es hijo de la ignorancia” William Hazlitt

PUBLICIDAD

LYNCIS ENERO 2021

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF jun 2021

Más noticias sobre:Firmas