El Avispero

Cepsa paraliza dos plantas de la refinería y anuncia un ERTE

Cepsa ha decidido extender la parada de mantenimiento de dos unidades de la Refinería La Rábida para adaptar su producción a la demanda de productos ya que la crisis económica generada por la Covid-19 ha acelerado la crisis estructural en la industria del refino, en particular en la región europea.

De igual modo, según ha anunciado este jueves, la compañía comenzará un proceso de negociación con la representación de los trabajadores para dar un tratamiento adecuado a los empleados adscritos a estas unidades mediante un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Así, Cepsa ha decidido extender la parada de mantenimiento de las unidades de Combustibles 1 y Vacío 2 de su Refinería La Rábida para adaptar la producción a la escasa demanda actual de productos energéticos.

Y es que, la crisis económica generada por la Covid-19 ha impactado de forma significativa en el mercado energético, acelerando la crisis estructural en la industria del refino, en particular de la región europea.

La situación de la demanda, especialmente en el mercado de la aviación, ha tenido un efecto especialmente negativo en los márgenes de refino.

En este escenario, Cepsa considera necesario prolongar la parada de dos unidades de la Refinería La Rábida, tras finalizar con éxito las labores de mantenimiento de las mismas.

La compañía con el actual nivel de producción del resto de unidades podrá abastecer la demanda actual, y reevaluará periódicamente las condiciones del mercado para analizar el mejor momento para reanudar la actividad de estas unidades.

FICA-UGT

Por su lado, el sindicato FICA-UGT en Huelva ha asegurado que acoge «con prudencia» el anuncio de la Refinería La Rábida de Cepsa.

En un comunicado, ha indicado que, en la reunión con la dirección de la empresa les han comunicado a los representantes sindicales la decisión de no arrancar temporalmente las unidades de producción Combustibles 1 y Unidad de Vacío 2, las cuales en la actualidad estaban en parada técnica.

No obstante, desde esa posición de prudencia, su planteamiento pasa por negociar «dentro de los parámetros que viene siendo la cultura histórica de resolución de los problemas en Cepsa Refinería la Rábida, basada en el diálogo y negociación, aplicándose medidas no traumáticas y en las que se tengan en cuenta el esfuerzo y sacrificios, que realizan los trabajadores y los beneficios que ha tenido y que va a tener con la parada temporal de esas instalaciones».

Así las cosas, el sindicato estará a la expectativa y demandará otro escenario que «no pase por la aplicación de un ERTE», de manera que confían en «poder persuadir y convencer a la empresa de la aplicación de otras medidas laborales menos traumáticas para solucionar esta circunstancia coyuntural».

También te puede interesar

No se puede comentar.

Más noticias sobre:El Avispero