Chuli, decepcionado consigo mismo: “No estoy bien, no estoy mostrando el nivel que puedo dar o que empecé dando”

Tras Nano, el siguiente en hablar fue Chuli. El delantero onubense ha pasado esta mañana por la sala de prensa del Nuevo Colombino y ha sido muy claro señalado la gravedad de la situación. «A nadie le gusta esta situación, mucho menos a mí. Estamos en una situación complicada pero yo siempre intento ser optimista y tenemos que saber que el sábado tenemos otra oportunidad y que podemos cambiar un poco el papel. En esto consiste, en caerte y levantarte y eso es lo que diferencia a un jugador normal de un buen jugador».

Sobre la última derrota ante el Badajoz, encadenando el Recreativo nueve jornadas sin ganar, cree Chuli que se pudo ver a un Decano un poco atenazado por la presión de ganar después de mas de dos meses sin hacerlo. Afirmó que «puede que estuviéramos un poco atenazados por la situación. Nos vamos al descanso con un 0-0 que nos hace pensar que, con un gol en al segunda parte, podríamos llevarnos el partido pero en el minuto dos nos llevamos el mazazo y revivimos lo de partidos anteriores. Lo importante es que el equipo está unido, intentaremos sacarlo como sea y estamos concienciados en las ideas del míster, en lo que tenemos que hacer, apoyarnos el uno al otro, mirarnos el ombligo y ayudar al compañero».

El onubense, al igual que el resto de jugadores, hizo autocrítica afirmando que «es evidente que no estoy bien, no estoy mostrando el nivel que puedo dar o que empecé dando. Por mi parte, decepcionado conmigo mismo porque se esperaba bastante más de mí y yo esperaba bastante más de mí. Pero sé cómo es el fútbol y que si el sábado hago dos goles la cara puede cambiar. Creo que lo importante en el futbolista es la inteligencia emocional porque ni cuando lo haces bien eres Dios, ni cuando lo haces mal eres el peor. Por ahí tengo que ir». En esa misma linea, aseguro que puede existir, en su rendimiento personal, «falta de confianza por cosas que no han ido saliendo como fueras de juego, goles anulado, que el equipo no gana y no va bien y se van acumulado cosas. La mente es poderosa y a veces tienes que luchar contra ella».

Después del examen de conciencia, dejó claro la receta para sacar la situación adelante. «Esta semana estamos muy concienciados en estar juntos, en cada uno mirar su obligo y mirar al compañero, animarlo cuando falla en algo, que son 90 minutos. Es la forma de sacar esto, sabiendo donde estamos, con humildad y estar en el barro y, desde ahí, saldremos todos»

El ariete albiazul comentó, a nivel de juego en relación a su perfil futbolístico, que «tengo claro el tipo de jugador que soy y lo que necesito. Por mis características no soy un jugón que quiera la pelota y que vaya a irse de dos o tres contrarios. Necesito que el equipo esté más en el área y cazar balones ahí. Han caído algunas pero no he estado donde tenía que estar».

UN PROBLEMA MENTAL, NO FÍSICO

 

Preguntado sobre si su nivel físico aún es mejorable, a tenor de su pronta entrada en el equipo por la lesión de Ruben Cruz, comentó que le vino bien entrar rápido al once porque «en parte me ayudo a coger el físico antes. El mister, por ahí, creo que lo ha hecho bien. Empecé saliendo poco a poco, 15 ó 20 minutos, y por ahí lo hizo bien y no tengo nada que echar en el tema físico porque me encuentro y me he encontrado bien, quitando algunas pequeñas molestias pero he estado bien para competir 90 minutos». Dijo que, en este apartado, ve bien a los compañeros. «El equipo lo veo bien. hemos hecho un entrenamiento bastante intenso, como todas las semanas. En parte eso nos sorprende porque entrenamos bien, somos intensos y competitivos pero después en los fines de semana hay detalles que nos van mermando. Estoy convencido de que es un problema mental, algo de fe y de creer que podemos ganar y que somos mejores que el rival».