FirmasÚltima Hora

Chumberas

Ayer, mientras la inmensa mayoría se preparaba para visitar los cementerios, yo tomaba por ese camino de la Colada que enfilo esas mañanas en las que el cuerpo no me pide tirar por la Vía Verde, por estar muy transitada en los días festivos, y según avanzaba por ese camino flanqueado por pinos y chumberas que tanto me gusta, por tener esa absurda fantasía de que alguna mañana, tras algún recodo, veré aparecer un centurión al galope, escapado de alguna de las películas de romanos que devoraba cuando era niño, pero lo que realmente ví me descorazonó:

Tal y como predijeron en agosto del año pasado aquellos dos temporeros llegados desde Medina Sidonia (*) para recolectar higos, todas las chumberas están invadidas por unos organismos de color blanquecino que están acabando con ellas fulminantemente, porque creo recordar que a finales de agosto, cuando al volver de La Habana di mi último paseo por este camino, no vi ni fui consciente de un desastre que ha arruinado el paisaje atemporal de mi paseo favorito, con muchas hojas al pie de sus plantas, tan vencidas y podridas ya como mis fantasías con el centurión romano al mando de una legión…

En el camino de vuelta a casa ya no tuve otro pensamiento más pivotando entre mis sienes, porque el desastre de estas chumberas, condenadas a desaparecer sin que nadie le ponga remedio, es mucho más grave de lo que mis ojos llegaron a percibir en mi travesía, como confirmación de aquel temor al que por entonces no quise resignarme: la evidencia irreparable de otro mundo que agoniza, un símbolo más de la decadencia de un estado de cosas que creía seguro porque crecí creyendo que estas chumberas, tan humildes y ancestrales, eran invencibles.

Ya en casa, me animé al salir al patio para saludar a la palmera de abanico que inesperadamente surgió meses atrás en la ranura entre la última losa del suelo y la pared, y que ha crecido tanto en estos casi dos meses de mi ausencia por los preparativos y el viaje a Alejandría para montar allí la exposición de ‘Jaime Gil de Biedma, según sentencia del tiempo'(**), que su altura y fortaleza reconfortaron mi ánimo pensando que ahora ya me conformo con vivir lo suficiente para que sus hojas me den sombra algún día, mientras me recreo leyendo ‘El libro de las palmeras’, del botánico H. Walter Lack, aún pendiente en la mesilla junto a mi almohada.

Pablo Sycet
Pablo Sycet (Gibraleón / Huelva, 1953) es uno de los pintores andaluces imprescindibles de su generación -la de los años 80-, posiblemente la última generación de artistas para los que la pintura ocupa un papel central. Sin perder de vista en ningún momento esa centralidad de la pintura, a lo largo de tres décadas continuada de trabajo, la labor creativa de Pablo Sycet se ha ido desplegando en un amplio abanico de campos complementarios: la edición, la tipografía, el diseño gráfico, la fundación de galerías de arte, la organización de exposiciones, las letras de canciones, la producción musical... En otro orden de cosas, Pablo Sycet ha sido un puente fundamental tanto desde el punto de vista geográfico como desde el punto de vista generacional. Geográficamente hablando, por él han circulado buena parte de los caminos que han unido Andalucía y Madrid durante estas décadas. Aunque su residencia habitual ha sido madrileña, nunca ha renunciado a sus vínculos andaluces y especialmente granadinos, muy al contrario, siempre ha intentado reinvertir allí, en Andalucía, metafóricamente hablando, y a veces incluso monetariamente, lo ganado y aprendido en Madrid. Desde el punto de vista generacional, también ha sido un puente generoso y desprendido entre los artistas de las generaciones anteriores a la suya -de Gordillo a Guerrero- y las posteriores, incluidos los jovencísimos artistas emergentes de este mismo momento.

    También te puede interesar

    No se puede comentar.



    Publicidad

    CSIF EDUCACION - OCT2022

    Más noticias sobre:Firmas