NervaProvinciaZZ_Slider

Cientos de personas exigen el cierre del vertedero de Nerva

Vinos y vecinas de Nerva, junto a personas venidas de diversos rincones de la provincia desde la Sierra a Valverde pasando por la costa y la capital, han participado en un acto reivindicativo convocado por Ecologistas en Acción de Huelva dentro de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

También han asistido miembros de otras organizaciones integrantes de Rebelión por el Clima, algunas ciudadanas como Huelva te Mira, Fridays For Future Huelva, Mujeres 24horas, Los Pies en la Tierra, Convivencia Rural de Berrocal, Las tres Cabras, Plataforma Fuegos Nunca Más, Plataforma por la Defensa de los Caminos Públicos, Antivertederos de Zalamea y las nervenses Alternativa Ciudadana Nerva, Salud y Dignidad y Antivertederos Nerva, además de representantes del sindicato CGT y de diversas organizaciones políticas como Independientes Nerva, Más País Andalucía, Podemos, Los Verdes de Andalucía y la Parlamentaria andaluza María de Gracia González.

«Nerva ha sido destino de 30.000 toneladas de residuos tóxicos muy contaminantes venidos de Montenegro hace un par de años y, a pesar de que el Gobierno central ha frenado temporalmente la venida de más residuos de ese país, finalmente no es así. Se ha sabido recientemente que está aprobado tanto por la Junta de Andalucía como por el Gobierno de España que otras 70.000 toneladas tóxicas de ese país balcánico sean enterradas en Nerva», según ha señalado Ecologistas en Acción.

Los asistentes han coreado “No al vertedero” para Pedro Sánchez, Teresa Ribera, Juanma Moreno, Carmen Crespo y para el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, «pues responsabilizan a las autoridades española, andaluza y local de falta de interés y de respeto por un pueblo que está pagando una incomprensible cuota de solidaridad, que no tiene cabida en un mundo que enfrenta la emergencia climática desde una teórica economía circular y defensa del agua, el aire y el suelo limpios para conservar la biodiversidad».

«Unas 200 personas, dentro de las normas por covid, se han dado cita para exigir un cambio fundamental en nuestro modo de vida y producción actual. La necesidad de un cambio cultural integral se ha evidenciado desde el vertedero tóxico de Nerva, que fue impuesto contra la voluntad de la población para un supuesto beneficio de la industria andaluza, pues se enterrarían allí solo los residuos que produce. Se ha evidenciado que es necesario seguir luchando contra su ampliación para 20 años más de funcionamiento, para lo que Ditecsa solicitó una autorización hace casi dos años y el Gobierno andaluz junto con la empresa aún están buscando excusas, retorciendo el concepto de economía circular, para continuar con el tráfico y mercadeo de residuos tóxicos de países no ya europeos, sino de Oriente Medio y Asia, África o América», añade el grupo ecologista.

Durante un paseo a la zona de vertido de las aguas del vertedero, «tanto las supuestamente tratadas y las pluviales, al río Tinto, las personas asistentes han podido comprender in situ el peligro para la salud que supone una instalación de este tipo que lleva a las marismas de Huelva los residuos tóxicos que persisten tras los tratamientos establecidos».

A juicio de los ecologistas, «el daño que está haciendo al futuro de nuestra provincia y nuestra salud no solo porque ese depósito contaminado, uno de los más grandes de Europa, quedará ahí para siempre, sino que afecta a la fauna marina tan importante en la gastronomía onubense y las aguas de las playas».

«El problema del vertedero tóxico de Nerva -concluye la organización- es el problema de todos los vertederos y un problema social y ambiental de una magnitud que nos atañe a todos. Es hora de desafiar al poder de la industria fósil y contaminante, porque no invierte en ser limpia y no tener residuos, y apostar por una transición justa hacia un modelo que respete nuestros límites y los de nuestro planeta».

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF - 20 JUN 2022

Más noticias sobre:Nerva