Desentierran a un hombre nueve días después de morir al “escuchar” sus gritos

Un ciudadano colombiano de 50 años de edad, Fidel Pantoja, murió el pasado día 7 del mes en curso, pero nueve días después, sus gritos se escucharon en el cementerio de Llorente, en la localidad de Tumaco, en aquel país, lo que causó el lógico estupor e hizo que los vecinos desenterraran su cadáver y lo trasladaran al centro de salud.

En concreto, fue el martes 16 de abril cuando los vecinos decidieron desenterrar el cadáver y llevarlo a un centro de salud, ya que estaban seguros de haber oído sus gritos.

Tras examinarle no han encontrado signos vitales, pero cómo los vecinos insistían en que había resucitado volvieron a certificar su muerte.

Fidel murió en el hospital de Ipiales, en Colombia, tras perder mucha sangre. Había ingresado con dificultades pulmonares y un estado delicado de salud, pero su familia no esperaba que falleciese. De hecho, su mujer, María Gladys Marín, tuvo que ser ingresada por una crisis nerviosa ya que pensaba que aún seguía vivo, según publica ‘El Tiempo’ y recoge Cuatro.

Este suceso recuerda el de Rosangela Almeida, que fue enterrada viva el pasado 2018 y, por ello, varios testigos aseguraron que se oían gritos cerca de su tumba. Once días después de su funeral y tras las sospechas de que la mujer en cuestión seguía con vida se decidió exhumar el cuerpo.

Los signos en el interior del ataúd apuntaban a la veracidad de estas alertas: uñas clavadas, manos heridas, arañazos en manos y frente y restos de sangre, según recuerda Cuatro.